Jueves 21.03.2019

¿De verdad se pueden llamar primarias?

Es evidente que el que decidió implantar en España las primarias lo hizo con la aviesa intención de cargarse los partidos políticos. Sin embargo, y pese a semejante obviedad, todavía hay formaciones que se abrazan a una fórmula que solo sirve para provocar enfrentamientos internos que nunca llegan a cicatrizar. Se escudan en el barniz democrático que da a los partidos que sean los militantes los que eligen a sus representantes en las candidaturas, pero, al final, nada más lejos de la verdad. Que se lo pregunten si no a Inés Rey, cabeza de lista del PSOE a la alcaldía de A Coruña que, primero vio cómo los militantes le imponían una serie de nombres que no quería llevar en su lista. Luego comprobó que la secretaria provincial introdujo algunos cambios en la candidatura y, al final, hasta Caballero, como secretario general de los socialistas gallegos, se atreve a proponer más cambios. Y por si todo esto no fuera suficiente, por si los afiliados coruñeses no hubieran sido ya suficientemente ninguneados, ahora será Pedro Sánchez quien decida la lista definitiva. La pregunta es clara: ¿Por qué las siguen llamando primarias?

¿De verdad se pueden llamar primarias?
Comentarios