Sábado 23.03.2019

Ferreiro detiene el tembleque morado

El doctor José García Buitrón, socialista de toda la vida –llegó a ser el arma secreta de Javier Losada para ganar unas municipales, justo las que dieron la Alcaldía a Negreira–, se pasó a Podemos en cuanto tuvo la menor oportunidad y ocupó un escaño en el Senado durante la nanolegislatura. Sin embargo, no pudo recuncar, según las malas lenguas, por la soterreda campaña que hicieron en su contra sus irmandiños anovados por habérsele ocurrido comparar a Galicia con Extremadura y Castilla-La Mancha. No obstante, Tone Gómez-Reino, vicario de Pablo Iglesias na terra, lo ungió con su santa mano y ya es el virrey de los círculos concéntricos herculinos. De ahí a concejal había un paso y de hecho reclamó un puesto de salida en la lista de la Marea, nasía pa’ganá. El partido se rebotó y le respondió que no se guardaba el sitio a nadie. Menudo tembleque le entró al exgerente del Juan Canalejo (en aquella época el Chuac aún conservaba su antiguo nombre). Pero ahí estaba Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, que ya se prepara el futuro por lo que pueda pasar en mayo y ha anunciado que en la candidatura cabrán todas las “sensibilidades”. Vamos, que si Buitrón es sensible habrá sitio para él; pinta de tipo duro no tiene, así que... ¡Qué congruente es la xente do común!

Ferreiro detiene el tembleque morado
Comentarios