Jueves 21.03.2019

Un exceso de tecnología que mata

Resulta escalofriante pensar que el exceso de tecnología puede estar detrás de los últimos accidentes aéreos sufridos por los Boeing 737. La sofistificación informática llegó hace tiempo a la industria aeronáutica y lo hizo, en principio, para hacer todavía más seguro el medio de transporte que pasa por ser el más seguro. Sin embargo, en unos casos, el exceso de confianza de los pilotos en la inteligencia artificial que guía las aeronaves y, en otros, el desconocimiento del complicado software que maneja las operaciones, ya han ocasionado más de un siniestro. En estos casos parece que un conflicto entre el sistema automático de estabilización del aparato y el piloto, pugnando por controlar el avión más allá de las ayudas automáticas pueden ser las causas de los catastróficos siniestros. Es preciso aclarar cuanto antes las causas de los accidentes y, por supuesto, poner en marcha las medidas precisas para evitar que se produzcan más. 

Un exceso de tecnología que mata
Comentarios