• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Propuestas a borbotones

El PSOE ha llegado con ganas a Moncloa. Dijeron que su idea era convocar elecciones en un “tiempo prudencial” descartando que su propósito fuera agotar la legislatura.

El PSOE ha llegado con ganas a Moncloa. Dijeron que su idea era convocar elecciones en un “tiempo prudencial” descartando que su propósito fuera agotar la legislatura. Ahora, todo indica que no hay más propósito que  agotar los dos años que  quedan para nuevas elecciones. Esto, sobre el papel.
La realidad nos viene demostrando que hacer planes en platica es como escribir sobre el agua. ¿Quien le iba a decir a Pedro Sanchez, hace dos meses que su foto con Trump iba a salir en los telediarios?. Lo cierto es que Pedro Sánchez ha cumplido su sueño y hoy es el inquilino legítimo de La Moncloa con el gobierno más débil de la democracia.
De momento, en compañía de todos los demás_salvo Cs y PP_ el Gobierno ha sacado adelante una esperpentica iniciativa para renovar RTVE. La cosa es que después de tanto ruido, los elegidos, van a ocupar sus cargos tres meses. ¡¡De nota¡¡¡. A partir de ahí, las propuestas han surgido a borbotones. Las comparecencias de las titulares de Sanidad, Justicia y Educación eran una lista inmensa de iniciativas, algunas de ellas un poco o bastante recurrentes, con las que, trata de marcar territorio y, de paso, hacer una larga cambiada a Podemos que continua siendo su gran adversario electoral. O gana terreno al partido de Pablo Iglesias o difícilmente podrá regresar a Moncloa.
Con todo, el gran asunto que el Gobierno tiene entre manos esel catalán. La estrategia es la de la distensión y es verdad que en democracia no hay herramienta mas necesaria que la del diálogo. De momento, la maquinaria se ha puesto funcionar a todo gas. Hay y habrá encuentros y tiene razón el Presidente cuando afirma que hay cuestiones sobre las que es posible el acuerdo. Eso mismo decía Rajoy cuando primero Mas y luego Puigdemont fueron a Moncloa.
De un listado de 47 materias, el expresidente se mostró dispuesto a hablar de 46; es decir, de todas, menos de la autodeterminación. Ahora las cosas han cambiado porque los interlocutores también lo han hecho y es seguro que habrá materias en las que se avanzará pero al final de los finales aparecerá el muro infranqueable del referéndum. Mientras se llega a ese punto, el Gobierno hará lo indecible para que nada se rompa. De ahí que haya sido Borrell y no Sanchez quien haya apoyado al embajador Morenés.
No habrá palabra, no habrá discurso, no habrá proclama secesionista que rompa, al menos por parte del Ejecutivo, el camino de la distensión y esto, ante la opinión pública, puede tener sus riesgos. Por muchas distinción que haya, el problema ahí está y en tiempo no largo, surgirán acontecimientos que pondrán en crisis_al menos aparente_ la distensión a la que el Gobierno se ha abrazado. Cara a las elecciones municipales, el secesionista catalán en su conjunto, lo va a dar todo. Los municipios son para ellos, un factor esencial de presencia e influencia. Para entonces, es probable, que se hayan celebrado los juicios de los ahora encarcelados y eso va a significar un antes y un después.
En fin, que por iniciativas y propuestas que no quede. Son tantas y algunas de ellas de tal calado a medio plazo que es como si a quienes las proponen se les olvidara que tienen 84 diputados y para que esto se note lo justo que nadie espere unos nuevos presupuestos. Los actuales, los del 2018 serán también los del 19 y a partir de ahí esperar a la convocatoria electoral que será, como ocurre siempre, cuando el Presidente considere el momento más conveniente para su partido. Por cierto ¿donde está el PSOE?. Me van decir que gobernando. Yo creo que el PSOE ha quedado engullido por Pedro Sánchez y esto si que es arriesgado. Muy arriesgado.