Domingo 26.05.2019

Más allá de Andalucía

el resultado de las elecciones en Andalucía, siendo ya de por sí bastante relevantes por la debacle del PSOE, traspasa el límite geográfico de esa comunidad autónoma y se proyecta en todo el ámbito nacional. Mucho más, teniendo en cuenta que en menos de seis meses, los españoles serán llamados a las urnas en una triple elección: europeas, municipales y autonómicas en trece comunidades. Sin duda, lo más destacado del resultado electoral es que, por primera vez en los últimos treinta y seis años, el PSOE puede ser desalojado del gobierno de la Junta, debido a que la suma de los escaños socialistas con los de Podemos no alcanza la mayoría absoluta necesaria para gobernar y, sin embargo, esa mayoría sí se logra al sumar los escaños del PP, Ciudadanos y Vox. La situación política de Susana Díaz es bastante delicada. Después de perder hace más de un año las elecciones primarias en su partido contra Pedro Sánchez, ahora cosecha el peor resultado histórico de su partido en Andalucía. Lo lógico es que dimitiera y se fuera a su casa, pero ya se sabe que en política, el verbo dimitir no se suele conjugar con frecuencia.
Que la suma de los escaños del PP, Ciudadanos y Vox de para gobernar, no significa que alcanzar ese acuerdo vaya a ser una tarea fácil, más bien, lo contrario. De momento, tanto los de Casado como los de Rivera han reclamado para sí el derecho a presidir la Junta. Los populares argumentan que son los más votados en ese bloque de partidos de centro-derecha. Ciudadanos esgrime que ha sido el partido que más ha crecido, mientras que los dos tradicionales, PSOE y PP, han bajado. Está claro es que una mayoría de andaluces han votado cambio y el o los partidos que al negociar dificulten ese cambio, asumirán un grave riesgo en próximas citas electorales a nivel nacional. La sorpresa ha sido Vox. Ha conseguido casi 400.000 votos y 12 escaños, algo que ninguna encuesta había detectado. Con ese resultado el partido de Abascal ha llegado para quedarse, como siempre ha sucedido con los partidos que emergen con fuerza en un momento determinado. Las perspectivas de Vox en las europeas y en las municipales son buenas, y eso hará que en las alianzas post-electorales que haya que establecer tendrán mucho que decir. El bipartidismo ha muerto y en un corto periodo de tiempo se ha pasado a un mapa con cinco partidos. Los tiempos están cambiando a una velocidad de vértigo. p

Más allá de Andalucía
Comentarios