• Lunes, 12 de Noviembre de 2018

Primeras malas decisiones

El Gobierno de Pedro Sánchez empieza a tomar decisiones

 

El Gobierno de Pedro Sánchez empieza a tomar decisiones y a anunciar medidas económicas. Algunas como la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta 1.000 euros al mes, dañinas para la creación de empleo. El presidente se reunió la semana pasada con los agentes sociales y, entre otras cosas, se habló que de esa subida que económicamente pondrá a muchas empresas, pequeñas y medianas en la tesitura de tener que renunciar a la creación de puestos de trabajo. Hay que tener claro que 1.000 euros al mes se convierten en unos 1.500, ya que hay que sumar los costes sociales para las empresas. 
En esa reunión se constató además que la reforma laboral no puede derogarse, pero sí retocarla. Precisamente, se pretende cambiar los aspectos más relevantes y positivos de esa reforma de Fátima Bañez como es el descuelgue de los convenios sectoriales por razones económicas y que supuso que miles de empresas en España no tuvieran que echar el cierre. Antes de esta reforma popular de 2012, decenas de miles de empresas murieron, y con ellas sus trabajadores que acabaron en el paro, por no poder hacer frente a los costes al carecer de medidas de flexibilización.
El otro asunto espinoso es el futuro de las pensiones. El Pacto de Toledo acordó hace unos días que se volviera a tomar el IPC como referencia para su actualización, pero sin ninguna medida de futuro que garantice su viabilidad. El agujero del sistema es de cerca de 20.000 millones de euros y por más que para su pago inmediato, como ha ocurrido ya, se eche mano de fondos del Tesoro, el problema de raíz no se soluciona. Parece que se podría estar pensando en aumentar los impuestos ya vigentes o crear otros nuevos, como el de la banca o las tecnológicas. Veremos qué nos cuenta el Gobierno en este sentido en los próximos días.