• Martes, 23 de Octubre de 2018

La radicalización del PSOE

El acto de afirmación que este fin de semana ha celebrado VOX en Madrid ha levantado mucha expectación

El acto de afirmación que este fin de semana ha celebrado VOX en Madrid ha levantado mucha expectación, mucho análisis y sobre todo mucha preocupación, sobre todo en la izquierda. VOX nos vienen a decir es la extrema derecha y temen que sus tesis hagan que el PP y Ciudadanos radicalicen su discurso para ganar el espacio, pequeño, que representa hoy la formación de Abascal. Y tiene una cierta guasa. Primero porque no recuerdo que cuando Podemos llegó para quedarse, la izquierda hablase de una extrema izquierda y segundo porque lo que sí se ha constatado es una podemización del PSOE.

Y esto, en materia económica, sí que es preocupante. Se está constatando estos días a cuenta de la negociación de los Presupuestos.

Los socialistas han asumido ya como propio que las empresas pagan muy pocos impuestos, que los ricos (120.000 euros brutos al año) ingresan muy poco en las arcas del Estado, el impuesto a la banca y a las tecnológicas, las maldades de la reforma laboral o el IPC como referencia para subir las pensiones. Así que asistimos, en un momento de clara ralentización de la economía, a la puesta en marcha de políticas claramente contrarias al momento que vivimos. El gobierno, a pesar de los múltiples informes (los últimos del la OCDE y FMI) que claramente prevén desaceleración de la economía, está dispuesto a echar gasolina al fuego sin importarle, al parecer, el daño seguro a la inversión y al empleo.

La prioridad para Sánchez, frito a problemas de todo tipo, es sacar adelante las cuentas para resistir hasta el fin de la legislatura. Incluso está dispuesto a que las empresas vascas paguen más barata la electricidad buscando el apoyo del PNV. A pesar de todo, lo tiene muy difícil. También complicado subir impuestos vía decreto, ya que tendría que ser convalidado en las Cortes y algunos de sus socios de moción no parecen estar por la labor. Lo mejor que podría pasarle a la economía española es que se prorrogaran los Presupuestos del PP y mejor aún que se celebraran elecciones generales allá por marzo a lo más tardar.