Jueves 15.11.2018

La casa por la ventana

El Gobierno aprobó el martes en Consejo de Ministros

El Gobierno aprobó el martes en Consejo de Ministros extraordinario el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para este año. Lo primero que hay que decir es que contiene muchas mejoras en pensiones, salarios de los funcionarios e impuestos. Ahora que la economía sigue creciendo a un ritmo del 3%, la recaudación como consecuencia de ello aumenta por encima de lo previsto y casi hemos superado la prueba de déficit público, el Gobierno ha decidido dar alegrías a varios colectivos. Eso que se ha dado en llamar el reparto equitativo de la recuperación.
En primer lugar, el cuadro macroeconómico mejora en todas sus variables. Para este año, la previsión de aumento del PIB se eleva hasta el 2,7%, cuatro décimas más de la última revisión. El empleo subirá un 2,5%, lo que se traducirá en 475.000 nuevos puestos de trabajo. Parece que el Ejecutivo, de la mano del ministro de Economía, Román Escolano, sigue en la línea de prudencia y, por lo tanto, se sitúa por debajo de algunos analistas que hablan claramente, como la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, que habló de un crecimiento del 3%.
En todo caso, el crecimiento sigue, los ingresos aumentan y no se nos puede escapar que estamos a un año de elecciones. Así que, los funcionarios recuperan poder adquisitivo, las pensiones mínimas y las no contributivas van a subir hasta un 3% y dos puntos la base reguladora de las de viudedad. También tendrán subida las inferiores a 9.800 euros anuales y a 12.040. Se aumenta hasta 14.000 euros anuales la exención del IRPF y se incrementa la reducción para las rentas inferiores a 18.000 euros brutos anuales. 3,5 millones de ciudadanos se verán beneficiados, de ellos un millón son pensionistas.
El Gobierno ya tiene el apoyo de Ciudadanos, ahora espera poder cerrar un acuerdo con el PNV. Desde luego, son unos presupuestos expansivos que le rompen el discurso a la izquierda. Hace apenas unas horas, la portavoz del PSOE, Lastra, hablaba de que no iban a avalar nuevos recortes y de la dictadura del 0,25%. Es lo que tiene hablar antes de conocer el proyecto. Pero, en todo caso, no creo que el gobierno tenga ninguna esperanza en que los socialistas ni tan siquiera se abstengan. Veremos qué ocurre en el trámite parlamentario.

La casa por la ventana
Comentarios