• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Los españoles controlan sus gastos

cuatro de cada cinco jóvenes de entre 18 y 24 años

cuatro de cada cinco jóvenes de entre 18 y 24 años aseguran que ahorrarían un ingreso extraordinario y el 70% de los menores de 30 años dice que no suele gastar más de lo que ingresa. Son datos sorprendentes de una encuesta realizada por Funcas sobre el control de los gastos. Digo sorprendentes porque ahora que desde tantos frentes se aconseja a los jóvenes que ahorren para su futuro, parecía que entre ellos no se tenía esta conciencia de la necesidad del ahorro. Igual después de esta encuesta hay que ir cambiando la opinión de la gente joven. Quizás lo que ocurre en estos momentos es que no hay muchas oportunidades de ahorrar y de ahorro. No se fomenta ni desde los poderes públicos ni desde la educación. Y lo que se prima, los planes de pensiones, no tienen mucho éxito, ya que en caso de tener ahorros extra, el 64% de los españoles ahorraría, pero sólo el 5% lo haría en ese activo financiero.
Otros datos interesantes que nos deja esta encuesta tienen que ver con los españoles en general y su control de los gastos. Y resulta que el 92% asegura que controla sus gastos de forma bastante aproximada y el 77% que raramente gasta más de lo que ingresa. Está claro que la crisis económica que hemos vivido durante casi diez años, los particulares se han desendeudado y seguramente han aprendido lo pernicioso que fue gastar más de lo que ingresas y endeudarte por encima de tus posibilidades. Lo más probable es que los españoles hayamos entendido que lo sano para nuestras finanzas y nuestras vidas no es endeudarse y si se puede ahorrar algo para los imprevistos. Esto que era lo que hacían nuestros padres y abuelos había dejado de ser moneda común entre las nuevas generaciones. La esta encuesta de Funcas viene a cambiar esta creencia.
En todo caso, no hay que relajarse. Las empresas y financieras que se dedican a dar créditos al consumo están que se salen. Las cifras empiezan a ser de vértigo y no habría que abandonar la pedagogía de los problemas que causa endeudarse para todo o usar masivamente la tarjeta de crédito. La educación financiera sigue siendo una asignatura pendiente que habría que incorporar ya al sistema educativo, como ocurre en otros países de nuestro entorno. No obstante, habrá que seguir la pista a Funcas y ver cómo evolucionan estos datos.