• Lunes, 12 de Noviembre de 2018
Opiniones
Rafael Torres

La leña y el fuego

Concebido, al parecer, como un acto de desagravio a la Guardia Civil, el organizado por los tres partidos

Demuestre que no es un robot

Los robots nos liberan del trabajo, pero no del paro. La ingeniería industrial ha ido sustituyendo

Conciencia o negocio

Si se arma y se municiona a un estado que descuartiza a sus nacionales en los consulados, que no se hable de Derechos Humanos.

Justicia interruptus

No tan poco como la república de Puigdemont, ocho segundos, pero no mucho más

La extraña patria de Casado

Para ser tan patriota, tan español-español como dice, no se entiende que Pablo Casado crea que la capital de España

El cisma indepe

Ya hace algún tiempo que Esquerra Republicana de Catalunya descubrió

El fascio que viene

Si un tipo es capaz de llevar a alguien como Trump a la presidencia del país

Una feminista rara

la no sé si todavía ministra de Justicia y Notaria Mayor del Reino,

Cuando, en vez de hablar, se bufa

Pudiera ser que en la intimidad, igual que habla catalán, sea una bellísima persona, pero fuera de ella, al contacto con el prójimo, se torna invariablemente.

El caso Valtonyc

Una cosa es que algo tenga delito, y otra que sea un delito. Las letras de la criatura que atiende al nombre de Valtonyc tienen, como la propia criatura, delito, pues son estúpidas.

¿Las hadas plagian?

Plagiar, lo que se dice plagiar, plagiamos todos, principalmente los escritores, pero de ahí a fusilar la Wikipedia media algún que otro abismo. Los escritores plagiamos cuanto hemos leído y cuanto, no habiéndolo leído, alguien se nos adelantó a escribir, pero en la mayoría de los casos no lo hacemos...

Las bombas de Arabia

dependiendo de su ética, de su conciencia, de su ideología, un gobierno

Las violencias de Torra

Podía Torra haber seguido leyendo sus papeles indefinidamente, pues su tono monocorde le aseguraba la economía energética suficiente para durar y durar, y habría seguido sin decir nada.

Casado y su concordia

pablo Casado le ha encontrado un nuevo nombre a la amnesia

De Ghandi a Puigdemont

En alguna ocasión, los cabecillas del secesionismo catalán han llegado, en su delirio narcisista, a reputarse epígonos de Gandhi.