Jueves 15.11.2018

Me niego a ser devorado

Continuamente estamos llamados a ser gentes de níveo nervio, a romper nuestros patrones viciados por el interés

A contracorriente

Siento debilidad por aquellas gentes que son efectividad humanística

Cada cual traza su camino

Somos seres en permanente tránsito. En realidad todo está en movimiento.

El martirio de los días

Al igual que cada generación necesita explorarse, verse en su cultura, responderse a sí mismo

La acción conjunta

Toda la especie humana tiene que poner voluntad en ese cambio de actitudes

La salud del mundo

Somos tan diversos, en este mundo cada día más interconectado

Todo se hace y se transmite en familia

Por amor todo se alcanza, y cuando se cultiva en familia, el avance hacia lo armónico es una realidad que va más allá de las palabras, puesto que es el mayor signo esperanzador, que una especie puede aglutinar.

El rencor no puede envenenarnos

Para cualquier ser humano, la vida ha de tomarse como una misión a resolver en comunidad, puesto que nada por si mismo podemos hacer.

Corregirse y enmendarse

Nuestra propia historia nos pone en camino, nunca como nómadas solitarios,

Artículo destacado

Me niego a ser devorado

Continuamente estamos llamados a ser gentes de níveo nervio, a romper nuestros patrones viciados por el interés, a redirigir con nuestro espíritu inquieto la ruta de nuestra existencia hacia horizontes más auténticos, disipando falsedades y dobleces, reuniendo otros abecedarios que transformen nuestras vidas en más corazón que coraza. Por encima de todo, uno tiene que ser dueño de sí mismo, no…
Lo más...