sábado 06.06.2020

Otra piedrecita en el zapato coaligado

por si no fuera suficiente el patético espectáculo dado entre los socios de Gobierno a cuenta de la derogación de la reforma laboral, Pablo Iglesias quiso ir un poco más allá, al arremeter a su manera contra la sentencia condenatoria contra los golpistas catalanes. Para el podemita, la decisión judicial es injusta y pretende abrir vías que terminen con los secesionistas en libertad. Aunque parece que no se enteró de que los presos del procés pasan ya más tiempo en la calle que en el penal (convertido por obra y gracia de la Generalitat en un hotel de cinco estrellas). Está claro que busca tensionar más la situación con sus “socios”. foto: iglesias es a veces muy vehemente | EFE

Comentarios