• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Los ocurrencias de Caballero y las faldas de hombre

está claro que a Abel Caballero no le gusta subirse en un taxi de su ciudad y que el conductor ofrezca un aspecto desaliñado. Tiene razón, la estética y la formalidad también es importante. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se trata de chóferes de Buckingham Palace ni mucho menos. Es normal, y más en Vigo, donde tanto presumen de tener una especie de microclima que los convierte en sucursal del Caribe, que muchos de los profesionales del taxi opten por los pantalones cortos, algo que, la ordenanza municipal de táxis pretende prohibir. Y, como buenos son los de Vigo, los taxistas amenazan con usar faldas si les obligan a llevar pantalones largos. Vamos, que va a parecer aquello un remake de Braveheart.