• Martes, 25 de Septiembre de 2018

La importancia de tener el control absoluto

Por fin se han caído las caretas en En Marea. Fue necesario que el líder de Compostela Aberta, Martiño Noriega, le echara un pulso a Luis Villares para que el resto de alcaldes mareantes se hayan sumado a la iniciativa. Es evidente que no es lo mismo dar la cara que ir en la cola de la manifestación vociferando, pero hasta Xulio Ferreiro, regidor herculino, con ese modo de decirlo todo sin decir nada tan habitual en él, ha terminado por dar su apoyo a la iniciativa compostelana. Para Ferrreiro, “as cousas non van ben” y como solución se suma al proceso de amputación iniciado por Noriega. Quienes andan por el entorno mareante saben que los alcaldes (sobre todo el de A Coruña y Santiago, el de Ferrol ya bastante tiene con lo suyo), buscan colocar a sus peones en posición de controlar ese movimiento que fue emergente y que ahora no es más que una lucha por la poltrona y, de paso, por el magro sueldo que eso supone. Y si en el proceso se cargan la ilusión de quienes los auparon, pues que se tomen un prozac y que recuperen la felicidad aunque sea a base de química. FOTO: Los alcaldes del cambio, que también quieren cambiar En marea  | aec