• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Los grandes triunfos del secesionismo catalán

Esta claro que eso de la Euroorden dista mucho de ser lo que la gran mayoría pensaba. Y es que, hasta ahora, todos creíamos que si un país reclamaba a un ciudadano que se había refugiado en un país amigo y socio, pues se le entregaba y punto. Pero ahora sabemos que los jueces, que son muy suyos para casi todo, tienen la capacidad de analizar si es cierto que el ciudadano en cuestión delinquió, por mucho que entre ambos países existan acuerdos, tratados y, además pertenezcan a ese club que se llama Unión Europea. Y Puigdemont ha demostrado que es un hacha moviéndose en la indeterminación jurídica de eso que llaman territorio Schengen. Y los fracasos por lograr su extradición se convierten en sonoros triunfos del secesionismo.