sábado 16/1/21

Un gesto inocente o un acto machista

en buena hora se le ocurrió al Kun Agüero pasar el brazo por detrás del cuello de una juez de línea cuando protestaba un saque de banda. Puede que ahí esté la clave, que no fuese una ocurrencia sino un gesto habitual en él, sin atisbo alguno de malicia. Pero el hecho de que la linier fuese una mujer ha provocado una cascada de críticas al delantero del Tottenham, incluso por parte de jugadoras de su mismo club. Donde la mayoría no vio absolutamente nada otros vieron un intento de minimizar a la joven y un contacto no deseado. También el fútbol tiene que adaptarse a los tiempos. FOTO: sergio agüero | efe

Comentarios