Martes 11.12.2018

La ejemplaridad y la singularidad

LA primera dama de Podemos, Irene Montero, ha empezado a prepararse para su futura doble maternidad –futura doble paternidad en el caso de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias– y ya se entrena con los cuentos. Tras la dimisión de Juan Merlo , el podemita galaico que se inventó que era ingeniero, aseguró que había quedado claro que son un “partido ejemplar”. Ejemplar, ejemplar... más bien singular, porque Monedero, Espinar, Errejón... han estado implicados en unos chanchullos descomunales y ninguno de ellos se ha ido para casita. Veremos qué se le ocurre cuando empiece a comprar patucos .

La ejemplaridad y la singularidad
Comentarios