• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Contagiado por el virus del fraude

 

DANIEL de Alfonso se dio a conocer al mundo cuando le dio por pluriemplearse como ingeniero de sonido. Hasta entonces su vida se centraba en el mundo jurídico a través de cual había llegado a la dirección de la Oficina Antifraude de Cataluña. Entonces se aficionó a las grabaciones y recogió por medio de dispositivos técnicos sus conversaciones privadas con el entonces ministro del Interior. De ahí a que lo pusiesen en la calle casi no transcurrió ni un segundo, pero su despido incluso podía haber llegado antes, pues, al parecer, cobró 70.000 euros de forma irregular. Pues menos mal que lo suyo era luchar contra fraude. FOTO: daniel de alfonso | aec