Una app al servicio del contraespionaje

UNOS espías, los que eran un poco torpes, escondían en el bolsillo una cápsula de cianuro para tomársela si los descubrían. Otros, los que eran ligones, ocultaban un preservativo, porque cada dos por tres mantenían relaciones sexuales con una mujer que como mínimo podía ser miss Universo. Al menos, eso cuentan en las pelis, porque la vida de los espías es tan secreta que nadie sabe cómo se desarrolla. Ahora te espían a través del móvil. Eso hace la Liga de Fútbol, a la que han cachado con una app que vigila a los bares para saber cuáles emiten los partidos sin licencia. Ya se empieza a notar el trabajo del astronauta.
FOTO: una bañista consulta su móvil | aec