• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Terror no, bendición

Reconozco que cuando alguno de mis amigos me informa con ilusión del estreno de alguna película

Reconozco que cuando alguno de mis amigos me informa con ilusión del estreno de alguna película (o como en este caso serie) ambientada en la marina de antaño, casi siempre muestro mis reservas sobre la rigurosidad con la que directores y guionistas habrán abordado (nunca mejor dicho) la cuestión.
Al igual que me pasó con “Master and Commander”, la serie recién estrenada y producida por Ridley Scott, titulada “Terror” (canal AMC –Movistar-) ha superado con mucho mis expectativas.
El punto de partida es previsible, y los conflictos interpersonales que se suceden entre la tripulación también, si bien se ciñen al realismo propio de una situación difícil en un entorno hostil.
La historia, aunque fantástica, no deja de ser en ningún momento verosímil, en parte porque está basada en un hecho real (expedición de Sir John Franklin de 1845), en parte por la impecable interpretación de los actores.
Ayudado por el recurso tan recurrente como efectivo de los “flash backs”, Scott nos revela, a pequeñas gotas, la relación entre los dos oficiales que encabezan la expedición, a la vez que descubrimos los diferentes perfiles de personalidad de sus subordinados. Quizás sean estos marcados estereotipos, insistimos, tan reales como la vida misma, lo que hace que la historia te “enganche” con tanta facilidad.
La acción se desarrolla bajo un suspense que no te deja quitar los ojos de la pantalla. Por si fuera todo poco, la recreación de los navíos es perfecta, y el vestuario impecable. 
No sé qué nos depararan los próximos capítulos de la serie, pero si tenemos en cuenta que cuando los verdaderos barcos fueron hallados en los años 2014 y 2016 estaban en relativas buenas condiciones aunque rodados de esqueletos humanos con marcas de cuchillo en los huesos, o lo que es lo mismo, con claros signos de antropofagia, estamos ansiosos por conocer el “supuesto” fin de aquellos desdichados.
No quiero desvelar aquí ningún detalle de su trama, por lo que recomiendo a todo el mundo que no se la pierda, y es que, cuando se quieren hacer las cosas bien, se pueden hacer bien.
Dicen que esta serie es la apuesta del canal por llenar el vacio “The Walking Dead”, y si es así, por lo visto hasta ahora, creo que no se van a equivocar.