• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

El pasado día 16, festividad de nuestra patrona, se publicó el fallo del jurado de los premios homónimos que una vez al año concede la Armada Española.

El pasado día 16, festividad de nuestra patrona, se publicó el fallo del jurado de los premios homónimos que una vez al año concede la Armada Española.
Según la instrucción que los convoca, la finalidad de los premios es “fomentar el interés y la afición por el mar y los asuntos navales, estimular a la juventud las vocaciones por los oficios y profesiones navales y difundir la cultura naval en todo el ámbito nacional”.
Los galardones se dividen en diferentes categorías, el primero, y de mayor cuantía económica, es el de “libros”, que se concede al (y vuelvo a citar textualmente) “mejor trabajo que en cualquier manifestación histórica, científica, literaria o humanística contemple, analice o relacione la vinculación de España al mar y la Armada, en su ámbito nacional o en su proyección ultramarina”.
La obra distinguida en esta ocasión lleva por título: La oficialidad de la Marina en los reinados de Carlos III y Carlos IV. Un estudio sociológico (1759-1808), cuya autora es Margarita Gil Muñoz.
Doctora en Historia por la Universidad Complutense y diplomada en biblioteconomía por el Instituto Internacional, es autora de varios trabajos sobre los aspectos psicológicos y sociales  de los militares y marinos de los siglos XVI, XVII y XVIII.
Es, por tanto, bien conocida en el mundo naval, como así lo demuestra el hecho de que ésta es la tercera ocasión en la que la prestigiosa docente obtiene este mismo galardón, pues en el año 2014 obtuvo el mismo premio por su obra: La oficialidad de la Marina en el siglo XVIII. Un estudio sociológico (1700-1758) -que entendemos es la primera parte de la premiada este año y que fue publicado por el Ministerio de Defensa-; y en el año 2003 obtuvo una “Mención Especial” por su libro: Aproximación a la vida religiosa de los mareantes. Visión histórica de devociones y prácticas. 
Felicitamos pues, a la ganadora, a la animamos a que realice una tercera parte de su estudio que abarque la totalidad del siglo XIX, pues estamos seguros que el esfuerzo sin duda merecerá (por la enorme dificultad que representa para una mujer del mundo académico del siglo XXI ponerse en la piel de aquellos marinos de antaño) un nuevo y justo reconocimiento en el futuro.
Por último felicitar también al jurado, que gracias a su habitual sabio criterio e imparcialidad, y a pesar de la alta calidad del resto de obras presentadas, han sabido elegir, de entre todas, la mejor. Enhorabuena a todos.