• Martes, 25 de Septiembre de 2018

Decisiones, consecuencias e irresponsabilidad

La decisión de Margarita Robles, titular del Ministerio de Defensa

La decisión de Margarita Robles, titular del Ministerio de Defensa de un gobierno legal pero ilegítimo (al no salir de las urnas) de paralizar de manera unilateral, es decir, sin el plácet de su presidente ni de sus compañeros de gobierno, la venta a Arabia Saudí de 400 bombas de precisión láser, puede poner en peligro el contrato de las corbetas para Arabia.
Si bien enseguida desde el PSOE se afirmó que son “acuerdos muy diferentes que nada tienen que ver el uno con el otro”, y tras el rapapolvo recibido la propia Robles manifestó que “tranquilidad absoluta” al respecto, si nosotros fuéramos los saudís… ¿qué pensaríamos?
Hay que ver lo que cuesta conseguir contratos para nuestros astilleros (años de negociación), y lo fácil que puede ser echar todo este esfuerzo por la borda..
El presidente del comité de empresa de Navantia-San Fernando, Jesús Peralta, ha salido valiente a la palestra alertando de las consecuencias que la decisión de Robles puede tener para los astilleros públicos, y ha asegurado que se “responderá de manera contundente” si el contrato se cancela. Me parece muy bien.
Ahora, a los sauditas, si finalmente se cancela el pedido, se les tendrán que devolver los 9,2 millones de euros, dinero que, no se preocupen, saldrán de nuestros bolsillos, pues como afirmó en su día (29 de mayo de 2004) la vicepresidenta Carmen Calvo “el dinero público no es de nadie”, así que nada, a disponer de alegremente, que son dos días.
Otra controvertida decisión de doña Margarita ha sido pasar a la situación de reserva al vicealmirante Alfonso Gómez Fernández de Córdoba, seguramente a causa del tema de los tatuajes. Todas, todos y todes… eso es lo que le importa a este gobierno, los buenos profesionales y a la legalidad vigente les traen “al pairo”.
Reconozco que en general no puedo con los políticos de hoy. Es todo oportunismo, titulares y “decisiones de telediario”. Sólo así se explica que un señor que lleva muerto más de 40 años sea protagonista de la actualidad. 
Lo que no entiendo es como una persona de la brillantez de Pedro Duque pueda formar parte de este ejecutivo de tan poco nivel. Algún día, supongo, sabremos el por qué.
Mientras tanto buenas palabras para el independentismo catalán; referéndum absurdo incluido, pues salvo “el cupo”, privilegio que jamás se tuvo que dar al País Vasco, tienen transferidas todas las competencias… ¿o es que se les va a otorgar un nuevo cupo? En fin.
En medio estamos nosotros, los sufridos ciudadanos que nos ganamos la vida para llevarnos un sueldo a casa y que contribuimos con el sudor de nuestra frente a pagar el combustible de los numerosos y secretos vuelos en “Falcon” de nuestro presidente del Gobierno. Porque que nadie se equivoque, nosotros lo pagamos todo, y no hay ningún servicio de la Administración que sea gratis.
Elecciones ya. Artículo 155 ya..