martes 17.09.2019

Seis de cada diez padres creen que cuando sus hijos sean adultos vivirán peor que ellos

El 64,2% de los padres piensa que sus hijos vivirán peor que ellos cuando sean adultos, según se desprende del Barómetro de la Familia en España, que también revela que en el 10% de los hogares alguna de las personas que se había emancipado tuvo que volver a casa.

Un grupo de padres animan a sus hijos durante un concurso de gateo	efe

El 64,2% de los padres piensa que sus hijos vivirán peor que ellos cuando sean adultos, según se desprende del Barómetro de la Familia en España, que también revela que en el 10% de los hogares alguna de las personas que se había emancipado tuvo que volver a casa.

Estas son algunas de las principales conclusiones del Barómetro Madrid Vivo sobre la familia en España realizado por el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia “The Family Watch” con encuestas a 600 hogares de toda España y presentadas ayer en Madrid.

El estudio revela que la institución familiar sigue siendo la mejor valorada y en época de crisis, señaló ayer la vicepresidenta de este instituto, María José Olesti, “cobra especial protagonismo” ya que “sirve de colchón” a todos sus miembros y presta soporte económico y anímico.

En este sentido, el barómetro señala que en casi la mitad de los hogares hay aportaciones de las personas más mayores de la familia para que ésta pueda subsistir y el 96% de los encuestados opina que esta institución es el “sustento básico” para mantener la cohesión social.

Además, en el 10% de los hogares uno de los miembros que se había emancipado ha tenido que volver a casa, ya sea una persona joven o ancianos que han abandonado las residencias como medida de ahorro.

Otro de los datos que destaca este estudio es que una de cada dos personas cree que los jóvenes no están preparados para ser padres y educar a sus hijos debido a la falta de trabajo y vivienda propia, y el 64,2% de los padres se muestran convencidos de que sus hijos vivirán peor que ellos.

“Muchos progenitores se plantean cómo ellos, que en la actualidad están ayudando económicamente a sus padres, tendrán que ayudar en un futuro a sus hijos”, explicó Socías.

Sin embargo, la vicepresidenta de “The Family Watch” advirtió de que los estudios subrayan que este “esfuerzo heroico” de las familias tiene un límite.

Los datos de esta encuesta reflejan, asimismo, cómo descendió el número de personas que confían en que el Gobierno aplique medidas a favor de las familias, de manera que, mientras que en 2012 el 62,5% de los encuestados tenía perspectivas optimistas en este sentido, este porcentaje ha descendido hasta el 40,9% de cara a 2013.

Ante esta situación, algunas de las medidas más demandadas es que en los ERE se priorice la protección de los empleados con hijos a su cargo y que las empresas tengan beneficios fiscales si promueven la maternidad.

Comentarios