Las redes sociales se incluyen en la Estrategia Nacional de Adicciones

El Gobierno pretende atajar el uso compulsivo de las redes sociales por parte de los menores de entre 14 a 18 años, ya que lo hace un 18% de ellos, así como el consumo de hipnosedantes (tranquilizantes y somníferos) en mujeres, que duplica al de los hombres.

Las redes sociales se incluyen en la Estrategia Nacional de Adicciones
El abuso de las tecnologías puede derivar en problemas para esas personas y les convierte en población de riesgo | aec
El abuso de las tecnologías puede derivar en problemas para esas personas y les convierte en población de riesgo | aec

El Gobierno pretende atajar el uso compulsivo de las redes sociales por parte de los menores de entre 14 a 18 años, ya que lo hace un 18% de ellos, así como el consumo de hipnosedantes (tranquilizantes y somníferos) en mujeres, que duplica al de los hombres.
Estos son, según el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, algunos de los objetivos de la Estrategia Nacional de Adicciones que aprobó ayer el Consejo de Ministros, que se desarrollará hasta 2024 y que se dotará con más de mil millones de euros, el 24% procedente del Fondo de Bienes Decomisados por narcotráfico. También, por primera vez, esta estrategia que elabora el Gobierno cada ocho años incluye la perspectiva de género, ya que habitualmente el consumo de drogas era mayoritariamente masculino, sin embargo en algunas sustancias, como los hipnosedantes, ellas duplican el consumo.
La estrategia incluye por primera vez, además de las drogas clásicas, las “adicciones sin sustancia”, las comportamentales, como a las nuevas tecnologías, los juegos online y los videojuegos. Los responsables del Ministerio de Sanidad, Servicios e Igualdad están preocupados por el uso compulsivo de las redes sociales que hacen los menores, pero también precisan que esto no significa “estar enganchados” o que sea una adicción.
No obstante, esa forma de acercarse a las nuevas tecnologías puede derivar en problemas para esas personas y les convierte en población de riesgo, con lo que, según Babín, hay que intervenir sobre ellas “para que no les afecte” a su salud. Es más, se constató que ese uso compulsivo se asocia con otros elementos de riesgo para otros consumos, como el del alcohol. Y hay que decir que las adolescentes se incorporaron con más fuerza en el mundo de las redes entre los 14 y 17 años, y son ellas también las que se inician antes en el consumo de alcohol y tabaco, entre los 14 y 16 años. Pero, además, el maltrato en las mujeres puede hacerlas caer en el alcohol, que también suelen consumirlo sus agresores.
En cuanto al juego, se está planteando “establecer (mediante un Real Decreto) determinadas cautelas y límites” a la publicidad del juego online para evitar que continúe aumentando el número de menores de entre 14 y 18 años que apuestan dinero en la red, un porcentaje que se sitúa actualmente en el 9,8%. l