Sábado 23.02.2019

Un museo mantiene viva la Ciudad de los Muchachos

La pinacoteca, abierta ayer, pretende rendir homenaje al paraíso educativo autogestionado para los niños humildes y creado por el padre Silva, que tuvo réplicas en otros países como Colombia, Nicaragua o Mozambique

Fotografías, cartelería y recuerdos del circo decoran el museo | brais lorenzo (efe)

Un museo abierto ayer rinde homenaje a la gesta de la primera escuela circo de España, la llamada Ciudad de los Muchachos, un paraíso educativo de autogestión para los niños humildes creado en Ourense en 1966 por el fallecido padre Silva y replicado en Colombia, Bruselas, Nicaragua y Mozambique.

Tras varios años de conflictos y luchas por la finca y los terrenos, la asociación Padre Silva dio luz verde a este museo del circo de los Muchachos, una iniciativa con la que, apoyada en la Fundación Nortempo del exbenposteño Bartolomé Pidal busca mantener vivo el legado, como dijo en el acto ante la presencia de numerosas autoridades, exbenposteños y simpatizantes de lo que fue ese gran proyecto.

“Era una deuda que teníamos todos, especialmente la gente que estuvo en Benposta y que también tenía la ciudad con Benposta”, comentó Pidal, quien puso en valor la antigua Nación de los Muchachos como un proyecto “gran embajador” cultural y educativo, que llevó el nombre de Ourense por el mundo convirtiéndose en el mayor espectáculo circense de Galicia.

Con el recuerdo de los miles de niños que pasaron por sus instalaciones, sus impulsores pretenden crear un “museo vivo”, que sea permanente, donde se pueda ver el legado histórico de la Nación de los Muchachos, donde convivieron por primera vez niños y niñas, en todo un ejemplo de “interculturalidad y de convivencia pacífica”, hasta que el proyecto fue languideciendo.

Dentro de ese abigarrado mural de recuerdos que atesoran sus paredes se pueden ver fotografías, cartelería, vestuario y otros elementos, como la llave de Nueva York a la llave de Berlín, entre otros recuerdos.

También aparecen imágenes con la recepción con autoridades y artistas que les recibieron, en su recorrido por medio mundo y que en su mayoría fueron donadas tanto por la fundación como por diferentes personas que pasaron por las instalaciones.

Comentarios