Viernes 22.03.2019

Kevin Costner: “Soy de la vieja escuela, sigo mi propio instinto”

A sus 64 años, Kevin Costner busca historias que sacien al “cowboy” que lleva dentro, y ese es el caso de “The Highwaymen”, la de los detectives que acabaron con los criminales Bonnie y Clyde: “Soy de la vieja escuela, sigo mi propio instinto”, dijo el célebre actor a Efe. “Aún puedo aprender cosas nuevas sobre mi oficio, pero creo que la gente valora mi experiencia”, comenta.

Kevin Costner

 

A sus 64 años, Kevin Costner busca historias que sacien al "cowboy" que lleva dentro, y ese es el caso de "The Highwaymen", la historia de los detectives que acabaron con los criminales conocidos como Bonnie y Clyde: "Soy de la vieja escuela, sigo mi propio instinto", dijo el célebre actor a Efe.
"Aún puedo aprender cosas nuevas sobre mi oficio, pero creo que la gente valora mi experiencia, mi estilo y mis principios. Esta historia me atrajo por primera vez hace diez años y me alegro de que finalmente la hayamos podido rodar", comentó el intérprete.
 
El proyecto echó a andar en 2005 como un producto para el lucimiento de Paul Newman y Robert Redford, pero los problemas de salud del primero acabaron por desbaratarlo.
 
Tras la muerte de Newman en 2008, el guion quedó en uno de los cajones de Hollywood hasta que en 2013 el estudio Universal Pictures lo retomó, pero finalmente fue Netflix quien decidió hacerse cargo de su distribución con Costner y Woody Harrelson como protagonistas.
 
La cinta cuenta la desconocida historia de unos detectives jubilados que, empleando su pericia, lograron lo que el FBI y la tecnología de la década de 1930 no pudieron: localizar y poner freno a los crímenes de Bonnie Elizabeth Parker y Clyde Champion Barrow, inmortalizados por Warren Beatty y Faye Dunaway en el clásico de Arthur Penn de 1967.
 
"Me atrajo el guión desde el primer momento porque tiene que ver con unos hechos que han quedado enterrados en la historia de mi país", reflexionó Costner, que encarna en la obra a Frank Hamer, posiblemente el "Texas ranger" más respetado y admirado de EE.UU.
 
"Sentí que el personaje me encajaba, creo en lo que dice y, además, la película tiene el beneficio añadido de que repinta la realidad de Frank frente a cómo fue su desacertado retrato en 'Bonnie and Clyde", sostuvo.
 
Costner se metió de lleno en el papel. Engordó unos kilos ("tenía que dar la sensación de que el personaje venía de un tiempo sin hacer nada", apuntó) y leyó varios libros sobre la figura de Hamer, del que tomó su corte de pelo y su acento tejano.
 
Más de 50 años después del estreno de "Bonnie and Clyde", los familiares de Hamer respiran finalmente tranquilos y orgullosos tras ver la nueva película en el festival South by Southwest de Austin (Texas) y comprobar de primera mano el retrato que hizo Costner de él.
"Sienten que se ha reivindicado su figura", reconoció.
 
"Están emocionados, con una sensación de alivio que no tenían antes. La obra de Penn lo ridiculizó y es difícil pasar página de algo así, pero esto les ha hecho sentirse bien y me alegro de formar parte de ello", dijo Costner.
 
Para el ganador de dos Óscar por "Dances with wolves" (1990), el cine siempre debe tratar de reflejar la realidad, especialmente cuando se cuenta con la documentación para ello.
"La viuda de Frank consideró que el retrato que hicieron de él en 'Bonnie and Clyde' era ridículo, así que demandó al estudio (Warner Bros.) por difamación y ganó. Hicieron mucho daño a la familia", explicó Costner.
 
"Si vas a contar una historia real, hay que prestar tanta atención a los detalles como se pueda para hacer un retrato verdadero -agregó-. Esa familia ha tenido que aguantar que Frank fuera visto como un bufón durante décadas".
 
"The Highwaymen", dirigida por John Lee Hancock y escrita por John Fusco, se estrena en cines a partir de este viernes y se lanza en Netflix el día 29.
 
Costner, a quien le sientan como un guante este tipo de papeles, vuelve a ponerse en la piel de un agente de la ley como ya hiciera en "The Untouchables" (1987), "Wyatt Earp" (1994), "3 Days to Kill" (2014) o "Jack Ryan: Shadow Recruit" (2014).
 
Y a pesar del paso de los años, sigue disfrutando de su profesión, una pasión que descubrió en su etapa universitaria.
 
"En el instituto empecé a tocar el piano y a leer poesía, pero pensaba que así sería difícil ganarme la vida. La interpretación me interesaba, pero no conocía a nadie que tuviera relación alguna con la industria", rememoró el cineasta.
 
"Luego, en la universidad, recuerdo estar en una clase de contabilidad y pensar: ¡No quiero estar aquí! Al poco me topé con un folleto con información sobre una audición para una obra de teatro y mi mente dio un giro total. Fui allí y mi vida nunca volvió a ser igual. No logré el papel, pero aquello encendió algo dentro de mí que aún no se ha apagado", manifestó.

Kevin Costner: “Soy de la vieja escuela, sigo mi propio instinto”
Comentarios