Jueves 15.11.2018

Uno de cada cinco jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no estudia ni tiene ningún empleo

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alerta de que en España, la cifra de “ninis”, jóvenes que ni estudian ni trabajan, supera a la media de los países miembros.

El porcentaje de titulados universitarios españoles con empleo, un 77%, es inferior a la media de los países de la OCDE | aec

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alerta de que en España, la cifra de “ninis”, jóvenes que ni estudian ni trabajan, supera a la media de los países miembros.
Así, en 2017, uno de cada cinco jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no tenía empleo ni estudiaba, un 20,9% frente al 14,5% de media del resto de países. El informe “Panorama de la Educación: Indicadores de la OCDE 2018”, publicado ayer revela además que el porcentaje de titulados universitarios españoles con empleo, un 77%, es inferior a la media de los países estudiados, con un 84%, pero es “notablemente superior” a la tasa de empleo de aquellos que no tienen una titulación de educación secundaria superior como bachillerato, que se sitúa en el 61%.
Por otro lado, el informe de la OCDE resalta que tasa española de matriculación en educación infantil y en la fase más temprana de primaria supera a los países de su entorno: en España el 96% de los niños y niñas de tres y cuatro años están matriculados en una escuela, un porcentaje que supera en 20 puntos a la media de la OCDE, que es del 76%.
Además, esta tasa de matriculación se mantuvo estable en España desde 2005, disminuyendo el número de alumnos por profesor un 12% en estas etapas tempranas mientras las matriculaciones se incrementaban en un 44%, según la OCDE. En la educación infantil existe una brecha entre los hijos de padres con estudios superiores o sin ellos, según el informe. En España, la diferencia de niños menores de 3 años, hijos de padres universitarios, matriculados en una escuela infantil es de 12 puntos en comparación con los niños de padres sin estos estudios superiores.
Respecto a la educación secundaria, España es el país de la OCDE con la cifra más alta de repetidores en esta etapa educativa, con un 11%, mientras la media es del 2%. La mayoría, un 60%, de estos alumnos repetidores son chicos. “Una proporción tan alta de alumnos repetidores implica unos costes considerables, teniendo en cuenta que en 2015 el gasto por alumno de educación secundaria en España era de 7595,28 euros”, advierte la OCDE. A pesar de estas cifras de repetidores, el informe subraya que en la última década aumentó “de forma considerable” las tasas de graduación en educación secundaria superior en España, en concreto 25 puntos porcentuales entre 2055 y 2016. En este año, la tasa española de ingreso en la universidad fue del 73%, lo que supera a la media de la OCDE, que era del 66%. Además, el porcentaje de titulados universitarios en España, un 58%, supera a la media de la OCDE (49%) y de la UE (44%). El informe apunta la brecha salarial entre hombres y mujeres con estudios universitarios es la sexta más baja de la OCDE. En concreto, las mujeres universitarias españolas recibe un salario medio del 81% del que reciben hombres con el mismo nivel de estudios, mientras la media de la OCDE es del 74%. Sin embargo, en 2005 el porcentaje era del 83%.
La brecha salarial aumenta cuando el nivel de estudios es más bajo. Así, las mujeres de entre 25 y 64 que no habían conseguido un título de educación secundaria superior ingresaban el 78% del salario de los hombres.
“Las diferencias de género también siguen siendo una realidad”, resalta la OCDE en sus conclusiones, apuntando que “los niños tienen más probabilidades que las niñas de repetir, abandonar la escuela y no obtener una educación terciaria”. l

Uno de cada cinco jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no estudia ni tiene ningún...
Comentarios