sábado 19/9/20

El Reino Unido renuncia a reabrir los colegios en su criticada desescalada

El Gobierno sigue con la intención de que los comercios de bienes no esenciales inicien su actividad el lunes
El ministro británico de Educación | PIPPA FOWLES/DOWNING STREET

El Gobierno del Reino Unido suspendió ayer su plan de reabrir todas las escuelas de primaria antes del verano por la imposibilidad de garantizar la seguridad ante el coronavirus, mientras afronta críticas por su gestión de la desescalada.

El Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, mantiene sin embargo su intención de que comiencen a operar el 15 de junio los comercios de bienes no esenciales, según confirmó en una rueda de prensa el ministro de Empresa, Alok Sharma, que dijo que sigue en pie la “reapertura progresiva y cautelosa de la economía”.

El Reino Unido se consolida como el país europeo más castigado por la pandemia después de registrar ayer un total de 40.883 muertes por Covid-19 corroboradas por test, si bien se calcula que el número real de decesos atribuibles al virus podría superar los 50.000.

 

Restricciones

Tras escuchar las inquietudes expresadas por sindicatos y agrupaciones de docentes sobre las dificultades para cumplir con las restricciones contra el contagio, el ministro de Educación, Gavin Williamson, reconoció ante el Parlamento que no ve posible la apertura total de las aulas al menos hasta septiembre.

“Vamos a esforzarnos para que todos los niños puedan volver al colegio” en ese mes, declaró Williamson, después de que el Gobierno planease inicialmente el retorno escalonado de los menores a partir de principios de junio.

La semana pasada, los niños más pequeños, de entre 4 y 6 años, y los de 10 pudieron volver a clase en Inglaterra como parte de la desescalada –aunque, por diversos motivos, no todos lo hicieron–, pero no así sus compañeros en las regiones de Escocia, Irlanda del Norte y Gales, que tienen sus propios calendarios de desconfinamiento.

 

Flexibilidad

El Gobierno de Londres ha optado por dar “flexibilidad” a las escuelas en Inglaterra –la región más poblada con 55,9 millones de habitantes de los 66,6 que tiene el Reino Unido– para que decidan si admiten o no a más alumnos en las próximas semanas, pero ya no será obligatoria la apertura de los centros antes de las vacaciones.

Ante el cambio de planes, la portavoz laborista de Educación, Rebecca Long-Bailey, acusó al Gobierno de “falta de liderazgo” y criticado que no dialogara con las asociaciones de docentes y de padres para impulsar “un plan práctico” para el retorno.

La comisionada de la Infancia para Inglaterra, Anne Longfield, afirmó a su vez que la suspensión del regreso a las aulas durante algunas semanas antes del receso veraniego, que comienza el 20 de julio, es “una decepción”, pues se ampliará “la brecha educativa” entre los niños de familias con más y menos recursos y expone a abusos a los menores que se crían en “entornos frágiles”.

El Gobierno de Johnson afrontó también duras críticas por su imposición a partir del lunes de una cuarentena obligatoria de 14 días para los viajeros que lleguen al Reino Unido, que rechazan tanto diputados de todos los partidos como los sectores más afectados, de viajes y turismo.

El Reino Unido renuncia a reabrir los colegios en su criticada desescalada
Comentarios