sábado 19.10.2019

Johnson pierde un escaño en Gales y ve reducida su mayoría parlamentaria

La victoria de la candidata liberaldemócrata refleja el rechazo al plan del Brexit del primer ministro
Boris Johnson saluda a la reina Isabel II en una audiencia en el palacio de Buckingham, el pasado día 24 tras ser investido primer ministro del Reino Unido | Victoria Jones (efe)

La victoria de la candidata liberaldemócrata en las elecciones anticipadas celebradas el jueves en un distrito de Gales han reducido al mínimo la mayoría con la que cuenta el Partido Conservador del primer ministro británico, Boris Johnson, en la Cámara de los Comunes, que solo está un diputado por encima del umbral.

El candidato tory, Chris Davies, fue derrotado en la circunscripción de Brecon y Radnorshire por la aspirante del Partido Liberal Demócrata, Jane Odds, que obtuvo la mayoría de votos gracias a que el Partido Verde y los nacionalistas galeses de Plaid Cymru accedieron a no concurrir en los comicios para maximizar sus opciones.

Laboristas
El Partido Laborista, primero en la oposición en la Cámara de los Comunes, también salió mal parado al bajar a la cuarta posición, por detrás del Partido del Brexit.

Tras perder este escaño, el Partido Conservador tiene 320 diputados en los Comunes –310 tories más los diez diputados asociados del Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (DUP)–, solo uno más que los 319 que suma la oposición.

Esto significa que Boris Johnson depende para poder aplicar su proyecto político del apoyo total de su grupo parlamentario y del DUP, lo que no siempre está garantizado.

Esta ha sido la primera prueba electoral para el líder tory desde que accedió al poder el 24 de julio, y la victoria de la candidata liberaldemócrata, proeuropea, se interpreta como un rechazo a su plan para la salida de la UE.

Johnson ha prometido que el Reino Unido saldrá de la UE con o sin acuerdo en la fecha prevista del 31 de octubre. 

Por otro lado, la creación de puertos “libres”, espacios que estarán dentro del Reino Unido geográficamente pero legalmente fuera de su territorio aduanero, propiciará la creación de “miles de empleos” tras el Brexit, afirmó ayer la ministra británica de Comercio Internacional, Liz Truss.

Añadió que el Gobierno de Boris Johnson planea crear “el modelo de puerto libre más avanzado del mundo” lo antes posible.

Este sistema se basa en zonas de libre comercio, de modo que los productos que las cruzan no incurren en derechos de aduana o impuestos nacionales. La ministra explicó que una vez que el Reino Unido abandone la Unión Europea, se invitará a los puertos y aeropuertos de todo el país a participar en el esquema para convertirse en uno de los hasta 10 puertos libres que se adjudicarán con objeto de incrementar el comercio internacional. 

La intención del Ejecutivo es que los futuros acuerdos comerciales que el Reino Unido firme con otros países sirvan para impulsar la economía y la creación de empleo. “Tendremos una política comercial verdaderamente independiente después de que salgamos de la UE el 31 de octubre”, dijo Truss.

Durante la campaña por el liderazgo del Partido Conservador, antes de convertirse en “premier”, Johnson se comprometió a crear “unos seis” puertos libres en el Reino Unido, y en su primer discurso en el cargo dijo que proporcionarían miles de empleos para los ciudadanos de “áreas deprimidas”. El Partido Laborista, primero de la oposición, indicó que los puertos libres tendrán a los “blanqueadores de dinero y evasores de impuestos frotándose las manos con alegría”.

El portavoz laborista de Comercio Internacional, Barry Gardiner, destacó que estas infraestructuras corren el riesgo de provocar que las empresas “cierren sus oficinas en una parte del país para explotar exenciones fiscales en otros lugares y, lo que es peor, conlleven menores derechos laborales”.

Johnson pierde un escaño en Gales y ve reducida su mayoría parlamentaria
Comentarios