Martes 19.03.2019

La Xunta pide permiso por carta al Gobierno para invertir el superávit en Sanidade

Galicia cerró 2018 con 125 millones más en las arcas, que quiere utilizar para reforzar las cuentas sanitarias

El presidente de la Xunta llega a su escaño en el Parlamento | lavandeira jr. (efe)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer en el Parlamento que ya ha pedido permiso por carta al Ministerio de Hacienda, que dirige María Jesús Montero, poder utilizar los 125 millones del superávit de 2018 en “sanidad”. Además, en medio del debate sobre la crisis sanitaria que puede terminar en huelga del 9 al 11 de abril, el mandatario gallego afirmó que también le ha solicitado a la ministra de Economía, Nadia Calviño, que el Estado le ingrese a Galicia los 170 millones de euros comprometidos en los presupuestos de 2018 en dos anualidades.
“Queremos la transferencia de la autopista, queremos invertir el superávit y queremos que nos den el dinero que nos deben, ese es el autogobierno real”, concluyó Feijóo en una jornada en la que los tres grupos de la oposición volvieron a pedir en el pleno un plan de mejora de la atención primaria que incluya la contratación de más personal y más recursos mientras que el PP defendió las medidas iniciadas por Sanidade.

Nuevas medidas
Mientras, el Sergas negaba que el contrato de estabilidad impulsado desde la Administración autonómica haga peligrar la figura de los médicos de familia tal y como se conoce hasta la fecha, según denunció ayer el colectivo Precarias pola Atención Primaria. En un comunicado, el Sergas esgrimió que quienes suscriban este contrato pueden cubrir también las vacantes de médicos de familia, “lo que demuestra que no desaparecen”. También apunta que en el área de Vigo trabajan 500 médicos de familia “sin que peligre para nada su condición, competencia y responsabilidades”. La Administración sanitaria gallega recalca que el contrato de estabilidad es de adscripción voluntaria, que “la retribución mínima” es de 61.500 euros al año y que la jornada que estipula es de lunes a viernes, en turno de mañana o de tarde, y con dos guardias al mes.

También recalca en su comunicado que el personal sustituto “es fundamental para garantizar la asistencia en todos los sistemas públicos de salud” y que “hace posible cubrir las bajas y vacaciones de los titulares de las plazas”. Pero a partir de ahí hace una serie de matizaciones ante las “informaciones falsas” aportadas por representantes de este colectivo. Así, subraya que la norma establece un mínimo del 60% del calendario programado, con los descansos reglamentarios, frente a la situación actual, en la que pueden ser llamados en cualquier momento. Por contra, una portavoz de la asociación, Laura Prado, detalló que este contrato de estabilidad obliga a quien lo firme a una incorporación inmediata a las guardias, cuya cantidad al mes no queda definida, como tampoco la antelación de de estas ni el derecho de libranza generado. Esto da pie, ha señalado la doctora Prado, a jornadas de atención a pacientes de hasta 31 horas seguidas.
Por su lado, los profesionales de enfermería y fisioterapia que participaron en los grupos de trabajo de mejora de la Atención Primaria expresaron su respaldo a las propuestas del Plan de Mejora al incluir el 85% de las alegaciones presentadas por el colectivo de fisioterapeutas y, en el caso de la enfermería, el 79% del total. l

La Xunta pide permiso por carta al Gobierno para invertir el superávit en Sanidade
Comentarios