miércoles 03.06.2020

Sánchez prevé una recesión profunda seguida de una recuperación rápida

El presidente anuncia que creará una comisión para reforzar la sanidad pública en cuanto acabe la pandemia
Sánchez comparece en el Pleno | mariscal (efe)

Pedro Sánchez acudió al Congreso con un aviso sobre la crisis del coronavirus, el de que “lo más duro está por llegar”, la promesa de revisar el sistema sanitario tras esta crisis y una petición que hizo a todos los partidos sin excepción: mantener la unidad para ante esta situación.

El presidente augurado que la recesión económica será profunda, pero que la recuperación será rápida, ya que la pandemia del Covid-19 se declaró cuando la economía estaba creciendo. 

En su comparecencia en el Pleno del Congreso para explicar el estado de alarma y las medidas económicas y sociales del Gobierno, Sánchez también señaló que será “sensible” en el ámbito de la vivienda para proteger a los más vulnerables, ya que “de esto también hay que ocuparse”. 

El presidente del Gobierno recibió de todos los portavoces parlamentarios el apoyo al Ejecutivo en este contexto excepcional, aunque se llevó también las críticas de muchos de ellos.

Un hemiciclo casi vacío
Ante un hemiciclo casi vacío, con solo una treintena de diputados en representación de los grupos, Sánchez anunció la creación tras la pandemia de una comisión que revisará “con rigor” el sistema sanitario y propondrá los cambios que necesite para reforzarlo.

También anunció que, cuando acabe esa emergencia, presentará un proyecto de ley presupuestario, unas cuentas de “reconstrucción social y económica” del país, para las que pidió el apoyo de todos los partidos.

En el terreno económico, Sánchez, reconoció que las consecuencias de la emergencia sanitaria provocará la caída del PIB y dio hasta tres meses perdidos en la actividad.

Sánchez señalo que para  la economía española “2020 no tendrá doce meses, sino diez o incluso nueve”, pero que “la buena noticia, moderada, es que esta emergencia depende de la paralización de la situación”.

“Si consiguiéramos sostener en el tiempo que dura la crisis los niveles de empleo y la estructura productiva sin daños graves e irreparables, al final de aquella se produciría una recuperación rápida, incluyendo un posible efecto rebote que acelerará la actividad”, vaticinó el líder del Ejecutivo.

Explicó que, las crisis económicas pueden darse por desequilibrios acumulados, pero también por un “evento sobrevenido, como una guerra o del Covid-19”.

“Reconstrucción” fue precisamente uno de los términos más utilizados por el presidente, que también lo empleó para advertir de que, tras esta crisis, el mundo va a cambiar y también tendrá que hacerlo el debate político.

Construir consensos
Un debate que, advirtió, tendrá que dejar de dedicarse a la “destrucción” para apostar por “reconstruir” y buscar consensos y acuerdos que, desde las diferencias de cada uno, lleven a la recuperación económica y social de España tras esta grave situación.

Por eso, insistió en esa “unidad política” y advirtió a la oposición de que eso es lo que esperan ahora mismo los ciudadanos de sus representantes, que deben demostrar “máxima altura de miras y sentido de Estado”.

Y junto a ese mensaje de unidad, la férrea defensa de lo público porque, si esta pandemia va a dejar una lección, es la de que “el Estado tiene que hacerse mucho más fuerte y las hechuras del Estado mucho más robustas”.

Además, insistió en valorar la colaboración ente administraciones y aseguró que el decreto del estado de alarma no pretendió ser un “reproche” a la coordinación con las comunidades, que está siendo, sean del color que sea cada una, ejemplar.

Todo en un pleno en el que Sánchez defendió el momento en el que se decretó el estado de alarma y lamentó las críticas de los portavoces de la oposición, que le acusaron de actuar tarde. Hace semanas, dijo, ni siquiera los científicos que “marcan el rumbo” de las autoridades tenían la certeza de lo que ocurrió.

Sánchez prevé una recesión profunda seguida de una recuperación rápida
Comentarios