martes 07.07.2020

Sánchez pedirá una prórroga de un mes que podrá ser asimétrica por territorios

El Gobierno buscará pactar reformas legales para la “nueva normalidad”, así como reforzar la “cogobernanza”
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ofreció ayer en Moncloa para informar sobre la petición de la quinta prórroga del estado de alarma | borja puig

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pedirá la semana que viene al Congreso de los Diputados una nueva prórroga del estado de alarma, que durará “aproximadamente un mes” pero que se negociará con los grupos parlamentarios y que puede ser “asimétrica” y terminar antes en unos territorios que en otros.

“Esperemos que sea el último estado de alarma”, afirmó Sánchez en una rueda de prensa en la Moncloa, en la que insistió en que este camino “es el único posible” y que, con la excepción de las libertades de movimiento y de reunión, “todos los derechos y libertades siguen intactos”.

Con intención de que sea la última, Sánchez señaló que la duración se negociará con transparencia con los grupos que están  dispuestos a negociar, porque “Vox y el PP ya han dicho que no sin conocer la propuesta”, aunque añadió que esa dirección no será “un capricho político”, sino que se basará en el criterio de los científicos, que necesitan para evaluar el impacto de las sucesivas medidas de alivio 14 días.

Además, puntualizó que el estado de alarma podrá ser “asimétrico, con todas las consecuencias”, de manera que podría levantarse antes en algunos territorios, incluso antes de que pase ese periodo aproximado de un mes, porque “el Gobierno no tiene interés en prolongar las restricciones a la movilidad y al derecho de reunión” más allá de los motivos epidemiológicos.

“Si el Gobierno de España ve en ese mes que se puede levantar el estado de alarma en todo el territorio o en una parte no tengan duda de que lo haremos”, afirmó.

Sánchez también aclaró que el Gobierno quiere aprovechar esas semanas finales de estado de alarma para negociar con los grupos reformas legales, por ejemplo de la Ley General de Salud pública, para ver cómo se puede “gobernar” la situación y “mantener a raya el virus” una vez terminado el estado de alarma.

Si lo aprueba el Congreso, el nuevo periodo de alarma también será distinto en que, a partir de ese momento, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, será el mando único en este nuevo período de un mes, bajo el sistema de coordinación con las autonomías que se ha denominado cogobernanza.

Así, decaerá la competencia que hasta ahora tienen delegada, también en el marco del estado de alarma, los ministros de Defensa, Transportes e Interior, en lo que Sánchez llamó “una desescalada institucional”. Por el mismo motivo, aseguró que también regirá la “cogobernanza” con las comunidades autónomas.

El presidente recordó que los hechos han demostrado que no se podía confiar en la inmunidad comunitaria y defiende la necesidad de limitar la movilidad y los contactos sociales.

“No dependerá del criterio político, dependerá de la disciplina social y de que antepongamos el criterio de la salud pública a otra serie de criterios”, avisó, aprovechando para hacer un llamamiento a “arrimar el hombro” y dejar atrás discrepancias.

Sánchez pedirá una prórroga de un mes que podrá ser asimétrica por territorios
Comentarios