miércoles 5/8/20

La “nueva normalidad” se prolongará hasta que haya una vacuna del virus

Las comunidades serán las que decidan pasar a esta nueva fase, que entra en vigor 
el 21 de junio
La portavoz del Gobierno y el ministro de Sanidad
La “nueva normalidad” en la que entrarán los españoles cuando finalice el estado de alarma estará vigente hasta que el Gobierno dé por concluida la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, algo que sucederá cuando haya quedado “definitivamente derrotado” con una vacuna o terapia eficaz.

Así lo contempla el borrador del real decreto de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria, que ayer aprobó el Consejo de Ministros y que previsiblemente será convalidado en el Congreso al haber recibido el aval ya de Cs y el PNV.

“Si las cosas evolucionan en la línea que están evolucionando, el 21 de junio se van a dar las condiciones para que en toda España se pueda entrar en una nueva normalidad y por tanto se dé fin al estado de alarma y se levanten las restricciones de movilidad tal y como las hemos conocido”, resaltó en rueda de prensa el titular de Sanidad, Salvador Illa.

Serán las comunidades las que decidirán, con arreglo a criterios sanitarios y epidemiológicos, la superación de la fase 3 en su territorio. “En la nueva normalidad no hay mando único; de hecho ya no lo hay ahora. Las comunidades en la fase 3 ya tienen la facultad de levantar el estado de alarma cuando lo consideren oportuno”, recordó el ministro de Sanidad.

La principal novedad del documento aprobado es el de su vigencia, que se prolongará hasta que el Gobierno declare, “de forma motivada, habiendo escuchado a las comunidades en el seno del Consejo Interterritorial de Salud y previo informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que esta crisis sanitaria ha concluido”.

Es decir, es el Gobierno el que decidirá cuándo se dan las “condiciones” para poner fin a estas medidas, que “deben de seguir en vigencia hasta que derrotemos definitivamente al virus”.

“Será cuando tengamos una terapia eficaz o una vacuna efectiva contra el mismo”, aclaró Illa, quien quiso destacar que el real decreto “se ha elaborado con el mayor número de aportaciones para que el texto fuera mejorado”. “Nunca  ha habido una pretensión de invasión de competencias”, enfatizó el ministro.

Gracias a esas aportaciones, se modificó la disposición adicional segunda, que apareja a su vez dos cambios de la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud: uno, para especificar que las actuaciones de coordinación del Ministerio “se pueden dar en caso de emergencia sanitaria”.

Asimismo, el otro es el del artículo 65 bis en materia de información y la obligación de las comunidades de dar todos los datos que sean requeridos para hacer frente a la pandemia.

Por lo demás, mantiene el uso obligatorio de mascarillas cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad, que imperará en centros de trabajo, docentes y sanitarios, hoteles y equipamientos culturales, espectáculos públicos y para otras actividades recreativas, entre otros. Además, se mantiene la multa prevista de hasta 100 euros por incumplir esta medida obligatoria.



Coordinar las residencias

Asimismo, el Gobierno establece que serán las comunidades las que deberán garantizar la coordinación de los centros residenciales de personas con discapacidad y de mayores con los recursos sanitarios del Sistema de Salud de la autonomía en que se ubiquen en la nueva normalidad.
 

De este modo, según el borrador de decreto aprobado, los titulares de los centros han de disponer de Planes de Contingencia por Covid-19 orientados a la identificación precoz de casos.

La “nueva normalidad” se prolongará hasta que haya una vacuna del virus
Comentarios