martes 4/8/20

El Gobierno y las comunidades pactan las medidas del nuevo curso sin Madrid ni el País Vasco

Se establece el respeto a las ratios legales de alumnos por aula, algo que el consejero madrileño considera “letal”
La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante la Conferencia Sectorial de Educación  | fernando alvarado

La ministra de Educación, Isabel Celaá, acordó con todas las comunidades, excepto Madrid y País Vasco, un documento con instrucciones para el próximo curso y que se suma al otro elaborado con Sanidad, en el que, se precisó que se respetarán las ratios legales de alumnos por clase.  

Madrid y País Vasco, “por razones distintas”, no han apoyado el nuevo documento con 14 puntos, al que los gobiernos autonómicos añadieron algunas enmiendas, explicó ayer la ministra. 

Tras la cuarta Conferencia Sectorial desde el decreto del estado de alarma, Celaá comentó que se harán llegar a Sanidad cuestiones que salieron en la reunión. 

Entre ellas, algunas comunidades pidieron que puedan ampliarse el número de alumnos en las clases de hasta un máximo de 20 niños, hasta cuarto de Primaria, dentro de unas “burbujas” a modo de convivientes. 

El borrador de protocolo anunciado el miércoles, insistió la ministra, habla de que se formen grupos de convivencia estable de un máximo de 20 alumnos en los cursos de hasta 10 años, junto con un profesor y otro de apoyo, pero que dichos colectivos no implican que las clases de todos los cursos sean de de 20 alumnos.  

Se mantendrán, por tanto, las ratios legales: de 25 alumnos en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato. 

Así, los grupos de convivencia estables son “criterios de flexibilidad”, apuntó el secretario de Estado, Alejandro Tiana. 

Madrid y Euskadi en contra
Por su parte, el consejero madrileño, Enrique Ossorio, señaló que votaba en contra del nuevo documento presentado por Celaá porque la propuesta “no resuelve los graves problemas para el inicio de curso”, y este debe realizarse con “la mayor normalidad posible”. 

“Desde luego, la Comunidad de Madrid no se puede comprometer a llevar a cabo ese acuerdo ante los problemas que plantea”, por ejemplo, el documento de medidas sanitarias, añadió. 

Además, Ossorio afirmó que la cifra máxima de 20 alumnos por aula “es letal para una vuelta normal” al curso, al tiempo que consideró “insuficiente” el fondo de 2.000 millones de euros fijado por el Gobierno porque “solo se ha presupuestado para el último trimestre de 2020”. 

En este sentido, señala que debería ampliarse para todo el curso que viene y pide un reparto en función del número de alumnos. 

Por su parte, la consejera vasca de Educación, Cristina Uriarte, argumentó en el encuentro que su Departamento ya está abordando acciones para el inicio del próximo curso en el “uso” de sus “competencias”, de ahí que estime que no debe ser objeto de esta Conferencia Sectorial el acordar el desarrollo de una actividad sobre la que tienen potestad.  

Asimismo, Celáa señaló que Cataluña se adhirió al acuerdo, aunque se mostró crítica con el mismo, especialmente por considerar que invadía competencias. 

En un comunicado, la Consejería de Educación catalana mantiene el compromiso de priorizar la presencialidad de los alumnos en los espacios educativos para el curso 2020-21 e insiste en que la competencia en materia educativa es de la Generalitat.  

Por su parte, la Consejería de Educación y Cultura de Murcia aboga por un inicio de curso presencial, en el que los alumnos cuenten con las medidas higiénico-sanitarias establecidas por las autoridades de salud y en el que haya con un protocolo claro para poder articular las medidas necesarias ante un posible rebrote que obligara a suspender de nuevo la actividad presencial.

El Gobierno y las comunidades pactan las medidas del nuevo curso sin Madrid ni el País...
Comentarios