miércoles 03.06.2020

Egoísta o negacionista: el perfil de los que se saltan el confinamiento

Una de las razones que señalan los psicólogos es la baja percepción del riesgo de algún grupo de población
Hermann toca la armónica cada tarde en la ventana de su residencia en Vigo | EFE

Son las cinco de la tarde y el día soleado contrasta con la imagen de las calles vacías, del interior de una urbanización llena de columpios que ningún niño usa y de carreteras sin coches, pero de pronto, medio escondido entre los bloques de las viviendas, un hombre con ropa deportiva irrumpe en el escenario y sale a correr.

Son pocas las personas que estos días se saltan la orden de confinamiento decretada por el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus, pero haberlas haylas y la policía ya ha comenzado a poner las primeras multas.

Pero ¿qué lleva a una persona a saltarse las prohibiciones de las autoridades en un escenario tan grave como el actual?

Dos personalidades

El psicólogo social y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Guillermo Fouce, cree que estas personas responden a dos perfiles: los egoístas, que piensan que como a ellos no les afecta el virus tampoco les va a afectar a otros y sólo piensan en su bienestar, y otro grupo de personas que asumen los mensajes negacionistas y no se creen lo que ocurre. “Las posturas egoístas quizás tienen más peso, centrarse en uno mismo y olvidarse de los demás para posteriormente justificar ese comportamiento en que nos están engañando. El negacionismo para justificar el egoísmo”, señala el psicólogo.

Fouce indica que en los primeros días del confinamiento pudo haber una fase en la que la gente todavía no había tomado conciencia de la gravedad de la situación, o que no se había transmitido lo suficiente la importancia de las prohibiciones y había quien no se lo acababa de creer o negaba la situación.

“En la fase en la que estamos ahora todo el mundo ya sabe lo que hay. Las medidas son suficientemente graves” y la forma de corregir este comportamiento -sostiene- será a través de las multas, “que sus actos tengan unas consecuencias”.

Advierte de que habrá más intentos de vulnerar la norma según pasen los días y aumente la desesperación y la no adaptación a las circunstancias y la gente buscará excusas para salir dentro de las excepciones contempladas, como ir al supermercado en grupo o pasear a la mascota.

Por su parte, la profesora de Psicología de la Universidad de Comillas, Nereida Bueno, ha identificado tres perfiles distintos en las personas que incumplen el confinamiento: por una parte, las personas mayores que son población de riesgo y “asumen la fatalidad”, quienes no tienen percepción del riesgo y actúan con egoísmo, y un tercer grupo que sólo reacciona ante el castigo y no ante la prohibición.

Todos estos casos -explica- responden a una serie de características. “Encontrarse en la población de riesgo por la edad y tener asumido el fin de la vida”.

Egoísta o negacionista: el perfil de los que se saltan el confinamiento
Comentarios