• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

El recibo de la luz sube un 11% en agosto y los carburantes se encarecen un 7% desde enero

Agosto se presenta como un mes en el que los ciudadanos van a tener que pagar más por la luz,  ya que la factura acumula cuatro ascensos y es un 11 por ciento más cara que hace un año, mientras que los carburantes también continúan con su tendencia alcista y se han encarecido desde comienzos de 2018.

El recibo de la luz sube un 11% en agosto y los carburantes se encarecen un 7% desde enero
En la última semana, la gasolina subió un 0,08%, y el gasóleo, un 0,16% | archivo ec
En la última semana, la gasolina subió un 0,08%, y el gasóleo, un 0,16% | archivo ec

Agosto se presenta como un mes en el que los ciudadanos van a tener que pagar más por la luz,  ya que la factura acumula cuatro ascensos y es un 11 por ciento más cara que hace un año, mientras que los carburantes también continúan con su tendencia alcista y se han encarecido desde comienzos de 2018.
La factura de la luz para un usuario medio ha subido cerca del 11% en agosto respecto al mismo período de 2017 y un 2,6% en relación a julio, con lo que suma su cuarto incremento intermensual consecutivo y alcanza su nivel más alto del año (61,83 euros).
El encarecimiento del recibo se debe a la subida del precio de la electricidad en el mercado eléctrico mayorista, impulsado por el mayor uso de tecnologías más caras, como las centrales de gas y carbón, y por el aumento de las importaciones desde Francia por la indisponibilidad de una parte de su capacidad nuclear.
Así, el recibo de la luz para un consumidor tipo –con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.000 kilovatios hora (250 kilovatios hora al mes)– se sitúa en 61,83 euros, un 11% por encima de los 55,74 euros que alcanzó en el mismo período de 2017, según datos obtenidos del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).
La factura subió un 2,6% con respecto a los treinta primeros días de julio, cuando el precio de la electricidad se situaba en 60,26 euros. El encarecimiento del recibo responde a la subida de los precios eléctricos mayoristas, que suponen en torno al 35% de la factura, ya que los costes regulados, que fija el Gobierno, llevan años congelados.
Mientras, el precio de la gasolina de 95 octanos y el del gasóleo encadenan una subida superior al 7% desde comienzos de año hasta alcanzar actualmente –a las puertas de la operación retorno de vacaciones– los 1,329 y 1,230 euros, respectivamente.
Este encarecimiento, si se compara con los precios que registraban ambos combustibles en la última semana de agosto de 2017, se eleva al 11,7 en el caso de la gasolina y al 15,3% en el del gasóleo, de acuerdo con el Boletín Petrolero de la Unión Europea.
En la última semana, el precio de los carburantes se ha mantenido prácticamente estable, registrando una subida del 0,08% para la gasolina y del 0,16% para el gasóleo. l