sábado 21.09.2019

El Prat sortea sin problemas el primer día de huelga de los trabajadores de Iberia

El paro llevó a cancelar unos 140 vuelos de manera preventiva, con lo que no hubo grandes colas
La dirección de Iberia Airport Service cifró en un 10% el seguimiento del paro, mientras que el comité de empresa aseguró que dos de cada tres empleados no acudieron a trabajar | Toni Albir (efe)

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat sorteó ayer sin aparentes problemas el primer día de huelga de los trabajadores de tierra de Iberia, que llevó a cancelar unos 140 vuelos este fin de semana de manera preventiva, con lo que no se produjeron grandes colas y el ambiente era de normalidad.
La previsión de movimientos de aeronaves para ayer era de un millar, a los que hay que restar los 46 vuelos cancelados por Vueling y anunciados ya hace dos días, y una docena más de anulaciones de British Airways e Iberia.

Las cancelaciones preventivas y unos servicios mínimos que afectaron a casi el 80% de la plantilla hicieron posible que la actividad en el aeropuerto catalán fuese casi normal, teniendo en cuenta que es temporada alta y la habitual saturación del aeródromo catalán.

Desde primera hora de la mañana, las colas ante los mostradores de facturación de Vueling, la compañía más afectada por el paro, eran las habituales en estas épocas y tampoco eran muchas, por ejemplo, los viajeros que esperaban turno para ser atendidos por Iberia para ser recolocados por haber perdido su vuelo.

Mientras que la dirección de Iberia Airport Service, filial de Iberia, cifraba en un 10% el seguimiento del paro, el comité de empresa aseguraba que dos de cada tres trabajadores no afectados por los servicios mínimos no habían acudido a trabajar. El secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros, se trasladó a El Prat para apoyar al comité de huelga, con mayoría de este sindicato, y acusó a Iberia y Aena de responder con el “inmovilismo” a la “precariedad laboral” que vive este aeropuerto. 

Aseguró que “nos vemos obligados a realizar los paros ante el inmovilismo de Iberia”, después de las dos jornadas de paro que efectuaron en julio y de que acabaran sin acuerdo las reuniones de mediación con la Generalitat.

“El aeropuerto de El Prat es la principal puerta de entrada al turismo internacional en Cataluña y España. ¿Dónde esta Aena? ¿Por qué no hay respuesta ante la situación de precariedad y temporalidad que se vive aquí?”, se preguntó. Ros y el portavoz del comité, Omar Minguillón, emplazaron a Iberia a sentarse a negociar la semana que viene para buscar un acuerdo y poder desconvocar los paros previstos para el próximo fin de semana.

Vigilantes
En paralelo a este paro, El Prat convive desde el pasado día 9 con una huelga indefinida convocada por los vigilantes de seguridad de los controles, contratados por Trablisa, y que no está causando problemas porque los servicios mínimos son del 90%.

Los vigilantes de Trablisa reclaman mejoras salariales y laborales que la compañía rechaza negociar con el argumento de que se está cumpliendo de manera estricta el convenio colectivo y el laudo de 2017, con el que se cerró la huelga de hace dos veranos en el colectivo de trabajadores de los controles de seguridad.

El Prat sortea sin problemas el primer día de huelga de los trabajadores de Iberia
Comentarios