Sábado 23.03.2019

Los marineros gallegos defienden su aportación a la economía de Noruega

Denuncian en el juicio por el cobro de sus pensiones que hubo una diferencia de trato no justificada

Manifestación en A Coruña de los marineros gallegos jubilados que trabajaron en la flota mercante en Noruega | archivo ec

El abogado de los exmarineros españoles –en su mayoría gallegos– que trabajaron en buques noruegos sin que este país les reconozca el derecho a una pensión de jubilación defendió ayer que estos trabajadores tenían su residencia fiscal en Noruega, estaban afiliados a un sindicato noruego y contribuyeron al crecimiento económico de ese país.

La Audiencia de Oslo abrió ayer un juicio de apelación por la vía social en el caso del grupo de marineros que reclaman al Estado noruego el pago de sus pensiones tras haber estado embarcados en su marina mercante.


El juicio, que finaliza hoy, parte del recurso presentado contra una sentencia emitida en abril pasado por un juzgado de primera instancia, en un proceso iniciado hace tres años en la Justicia noruega y que también ha incluido una causa por la vía civil.
En la sesión de ayer, el abogado de los exmarineros denunció que hubo una diferencia de trato no justificada y que se violó la Convención Europea de Derechos Humanos, según explicó Xosé Manuel Carril Vázquez, que ejerce como asesor de los demandantes. La vista de hoy incluirá las declaraciones de varios de los marineros implicados y de los representantes del Estado noruego, que no reconoce que hubiese un trato discriminatorio ni que tengan derecho a una pensión, ya que no residían en el país.


Unos 12.000 marineros, embarcados en la flota noruega entre 1948 y 1994 –cuando este país entró en el Espacio Económico Europeo–, fueron obligados por ley a pagar hasta el 30% de su salario bruto, aunque, al no vivir en ese país nórdico, se les impedía cotizar, motivo por el que no reciben una pensión.

Desde 1948 está registrada documentalmente la presencia de marineros gallegos en buques de bandera noruega, y se estima que pagaron unos 520 millones de euros en impuestos hasta 1994. 

Expectativas
“No tenemos ninguna expectativa de ganar, en Noruega no lo han logrado ni los marineros de la II Guerra Mundial ni los del mar del Norte”, aseguraba hace unos días Alberto Pérez Viñas, portavoz de Long Hope, la asociación que representa a los marineros.


El objetivo de los demandantes es agotar la vía judicial noruega y llevar el caso después al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, donde sí confían obtener un veredicto favorable.


Formada en su mayoría por marineros de Galicia, Long Hope ha impulsado en una década de existencia un centenar de movilizaciones en España y en varias capitales europeas, y ha conseguido el respaldo de los principales partidos españoles, del Congreso y el Senado del país y del Parlamento de Galicia.

Los marineros gallegos defienden su aportación a la economía de Noruega
Comentarios