lunes 22.07.2019

Bruselas investiga si son legales las ayudas a la planta viguesa de Citroen

Muestra sus sospechas sobre si el plan de España de conceder a la fábrica 21 millones es realmente necesario

El grupo PSA está invirtiendo 500 millones de euros en nuevas líneas de producción en la fábrica de Peugeot en Vigo | aec

La Comisión Europea (CE) abrió ayer una investigación para evaluar si el plan de España de conceder 20,7 millones de euros en ayudas públicas a la planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo  cumplen las normas europeas de ayudas de Estado a regiones.

“La Comisión investigará meticulosamente si las ayudas previstas de España son realmente necesarias para que Peugeot invierta en procesos de producción verdaderamente innovadores en Vigo y si van a desarrollar la región sin falsear indebidamente la competencia o ir detrimento de la cohesión en la UE”, dijo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

El grupo PSA, fabricante de Peugeot y Citroen, está invirtiendo 500 millones de euros en nuevas líneas de producción y en mejoras del proceso productivo en la fábrica de Peugeot en Vigo.

El trabajo en las nuevas líneas comenzó en 2015, y en 2017 España notificó a la Comisión que deseaba conceder ayudas públicas a este proyecto por un total de 20,7 millones de euros, recordó el Ejecutivo comunitario.

Bruselas “duda” de que las ayudas previstas por España “se ajusten a todos los criterios” que exigen la Unión Europea para permitir que los Estados den ayudas públicas a las regiones más desfavorecidas para impulsar su economía, indicó la Comisión.

En concreto, el Ejecutivo comunitario teme que PSA hubiera realizado la inversión en Vigo incluso sin ayudas del Estado o que esta contribución pública pueda haber atraído este proyecto de inversión a Galicia desde otra región más desfavorecida de otro país de la Unión Europea. Además, las normas sobre ayudas regionales no permiten que se beneficien de este apoyo las grandes empresas que invierten en instalaciones ya existentes salvo que las inversiones permitan cambios fundamentales e innovadores en el proceso de producción que se apliquen por primera vez en ese sector –en este caso el automovilístico– en el Espacio Económico Europeo.

En este sentido, la Comisión “duda de que el proceso de producción previsto sea lo suficientemente innovador como para poder acogerse a esa excepción.

Por su parte, la dirección de PSA Peugeot Citroen en Vigo aseguró que el anuncio de la investigación es un “proceso de control habitual”, y señaló que esta iniciativa permite que las partes interesadas se pronuncien.

Bruselas investiga si son legales las ayudas a la planta viguesa de Citroen
Comentarios