Imprimir

Los ejércitos ponen a prueba su coordinación en la defensa de un ataque aéreo sobre la ría

m.j.r. ferrol | 27 de junio de 2019

Militar Ejercicio Eagle Eye
Militar Ejercicio Eagle Eye

El ejercicio “Eagle Eye” concluye hoy tras un despliegue de unos 800 efectivos por tierra, mar y aire

Dos países imaginarios entran en conflicto. Un tercero, neutral, hace de mediador. Se produce una crisis entre ambos que afecta al espacio aéreo. Puede ser un vuelo no autorizado o, directamente, un ataque. ¿Qué hacer? La respuesta la tienen las unidades de los tres ejércitos que durante toda esta semana participan en el ejercicio “Eagle Eye”, que precisamente pone a prueba la capacidad de respuesta ante una amenaza y “engrasa” la coordinación entre aire, tierra y mar.

La ría de Ferrol y un cuadrante marítimo al norte de Estaca de Bares conforman el espacio en el que se desarrolla este escenario ficticio, en el segundo de los ejercicios “Eagle Eye” de los tres que se llevan a cabo a lo largo del año. El próximo será en Baleares. Es la primera vez que se hace este entrenamiento en Galicia y se ha trasladado a Ferrolterra a efectivos de las bases de Cartagena, Sevilla, Madrid, Morón de la Frontera y Pontevedra. En total, son unos 800 efectivos involucrados de forma directa, aunque, con los apoyos y colaboraciones necesarias, se movilizan unos 2.000.

La cabeza de la operación corresponde al Ejército del Aire, al Mando de Defensa y Operaciones Aéreas, dirigido por el teniente general César Miguel Simón López. Se han desplazado cinco cazas Eurofighter del Ala 11, con base en Morón de la Frontera. Despegan desde Lavacolla.


En el mar, el ejercicio lo llevan a cabo la fragata “Blas de Lezo”, encargada de detectar e identificar al enemigo gracias a su radar SPY-1D y que aporta también el sistema de combate Aegis.


En tierra, se ha formado una Unidad de Defensa Antiaérea con aportaciones de distintos lugares y que ha desplegado su material por toda la ría. Los misiles Hawk, de hasta 40 kilómetros de alcance, se ubican en la zona de cabo Prior. Los Nasams, que llegan hasta los 25 kilómetros, están en una zona de monte entre Fene y Xuvia. Los misiles Mistral, de entre cuatro y seis kilómetros de alcance, están ubicados en las entradas de la ría. Y los cañones 35/90, eficaces hasta cuatro kilómetros, se ubican en la costa, en Mougá. Es el núcleo de fuego que está complementado por apoyo logístico y por el núcleo de mando y control.


La presencia de vehículos del Ejército de Tierra y el vuelo de los cazas ha sido el signo más visible para la población del desarrollo del “Eagle Eye”, a pesar de que se desplazan a una zona aérea no saturada, alejada de tierra. Hoy mismo, si la meteorología permite que se desarrollen las prácticas con normalidad, terminarán las actividades. La jornada de mañana viernes se destina a repetir, si fuese el caso, algún ejercicio concreto. Después empezará el repliegue, rápido en el caso de los cazas, pero que durará dos días para los efectivos de Tierra. Se forma una gran columna que debe transportar material pesado y delicado y cruzar 1.200 kilómetros hasta llegar a la base de Cartagena, de donde proceden la mayoría de ellos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ferrol/ejercitos-ponen-prueba-coordinacion-defensa-ataque-aereo-ria/20190626234003259427.html


© 2019 Diario de Ferrol