Imprimir

El aumento de contagios obliga a restringir los movimientos en Lleida

agencias barcelona | 05 de julio de 2020

Varias personas pasean por Lleida depués de que el Govern anunciase las restricciones de movilidad | Óscar cabrerizo (efe)
Varias personas pasean por Lleida depués de que el Govern anunciase las restricciones de movilidad | Óscar cabrerizo (efe)
Torra anuncia el confinamiento de la comarca del Segriá, una medida que afecta a 37 municipios 

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció ayer la decisión del Govern de confinar perimetralmente la comarca del Segriá, “debido a los datos que confirman un crecimiento demasiado importante del número de casos de contagio del Covid-19”.

“El Govern tiene como prioridad la vida y la salud de las personas, y tomará todas las decisiones y medidas necesarias”, ha declarado en una rueda de prensa junto a los consellers Miquel Buch y Alba Vergés desde el Palau de la Generalitat tras presidir una reunión con el comité técnico del Procicat.

Dijo que es una decisión difícil que empezará a mediodía restringiendo las entradas y salidas de la comarca, pero envió un mensaje de serenidad y apoyo a los vecinos, así como su compromiso con su tierra y la economía: “Os pedimos que veléis por los más vulnerables”.

Evitar concentraciones
Torra pidió a los vecinos que eviten los lugares más concurridos, las concentraciones y aglomeraciones: “Esperad un tiempo a hacer los encuentros sociales masivos que ahora podéis perfectamente retrasar y que teníais planificados”.

“Es importante que ahora hagamos este esfuerzo para protegeros y proteger a vuestras personas queridas”, agregó Torra, que también se dirigió a toda la población catalana para emplazarla a no relajarse.

“Hemos advertido desde el principio que es necesario tomar todas las precauciones y respetar los consejos y las recomendaciones”, y añadió que es necesario protegerse a uno mismo para proteger a los otros.

También reiteró la necesidad de utilizar mascarillas, intensificar la higiene de manos y mantener la distancia física recomendada por los expertos: “No nos podemos relajar ni un segundo”.

Alertó  de que ha dado instrucciones al conseller de Interior, Miquel Buch, para que los Mossos d’Esquadra y los policías locales multen si es necesario a quienes no respeten las normas que “protegen a todos”.  

Por su parte, el alcalde de Lleida, Miquel Pueyo, defendió que el confinamiento permitirá proteger a la ciudadanía frente al coronavirus: “Estamos comprometidos con la decisión de la Generalitat. Cualquier otra opción sería insensata, populista, injusta y arriesgada”.

“Os pido tolerancia y solidaridad. El virus no se ha marchado, ya lo dijimos. Ahora tenemos que hacer un esfuerzo especial para doblegar esta curva de contagios”, dijo ayer en rueda de prensa tras una reunión telemática de la Junta de Portavoces municipal.

Ha lamentado que familias y hosteleros hayan tenido que aplazar los planes que retomaron después del primer confinamiento: “Lo primero que hemos percibido con intensidad es esta sensación de tristeza, de pasos hacia atrás”.

Un mínimo de quince días
Aunque la decisión “duela”, llamó a la responsabilidad y a ser comprensivos ante una medida de prevención que durará por lo menos unos 15 días, explicó.

Durante este tiempo habrá supervisión policial del cumplimiento de las medidas de seguridad: “Debemos hacer este esfuerzo, cuando sea necesario, con medidas policiales. No podemos permitir un confinamiento de dos semanas que no sirva para aplanar la curva de contagio”.

Pidió a las instituciones tener presente a Lleida, tanto en estos momentos como en el futuro, y un “máximo esfuerzo” a los Mossos d’Esquadra en las labores de apoyo a la Policía Local para garantizar los resultados que se esperan del confinamiento.

“Y de cara al futuro, hemos de hablar de cooperación; de cooperación económica y de muchos tipos, para afrontar la emergencia sanitaria”, defendió 

Mientras, Andalucía mantiene activos trece brotes de coronavirus, siete en fase de control y seis en fase de investigación en las provincias de Granada, Málaga, Cádiz, Huelva y Almería, con un total de 235 casos confirmados –uno más que el viernes–, sin ningún brote nuevo en las últimas 48 horas, en las que ha sumado 23 positivos por PRC y un fallecido por la enfermedad en Córdoba, según los datos difundidos ayer por la Consejería de Salud y Familias.

La actualización de datos a las 10,00 horas de ayer realizada por este departamento mantiene los 13 brotes del jueves, jornada en la sumaron dos nuevos brotes en Granada, en el Distrito Sur y en la capital, con seis y cinco casos confirmados, que se suma a otros cuatro en fase de investigación, con estudio de contactos y realización de pruebas, y siete en fase de control.

Los otros cuatro brotes en fase de investigación se localizan uno en el distrito sanitario de Málaga, que mantiene 106 casos confirmados –uno más en 24 horas–, vinculado al Centro de Acogida de Emergencia y Derivación gestionado por Cruz Roja; y tres en el área metropolitana de Granada, con siete, seis y cinco casos confirmados.

En fase de control continúan el brote en el distrito malagueño de la Axarquía, que mantiene siete casos confirmados, y dos en el distrito metropolitano de Granada con 16 –uno más en 24 horas– y nueve casos confirmados. A ellos se suman desde el pasado domingo dos en Lepe (Huelva) con diez casos confirmados, y en el distrito Levante-Alto Almanzora de Almería, con cuatro. Con anterioridad ya estaban controlados en el Campo de Gibraltar con 26 casos confirmados –uno más en 24 horas–, vinculados a una pensión y la sede de una ONG en Algeciras (Cádiz), y otro en el distrito de Granada capital, con 28 casos confirmados.

En total, de los trece brotes –independientemente de la fase– ocho se localizan en la provincia de Granada, con un total de 82 casos positivos, mientras que Málaga, con un brote en fase de control y otro en la de investigación, es la provincia que más contagiados registra, con 113 casos.

Mientras,  la Comunidad de Madrid dio por controlado el brote de coronavirus detectado en una empresa de la capital, donde hubo cinco casos positivos con síntomas leves, y se da seguimiento a trece personas más, por ser contacto de los contagiados.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, señaló ayer desde el embalse de Valmayor que “el brote está controlado” e hizo una llamada a la “tranquilidad”, además de reclamar responsabilidad a la ciudadanía para mantener la distancia social.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/espana/aumento-contagios-obliga-restringir-movimientos-lleida/20200704231854283995.html


© 2020 Diario de Ferrol