jueves 16.07.2020

El teatro, un auténtico “santuario” que ayudará a la humanidad “a levantarse” de nuevo

Los profesionales del sector destacan en su Día Mundial el papel “único” que ha jugado este arte para la humanidad

Una de las últimas obras que se representaron en el teatro de Viena | aec
Una de las últimas obras que se representaron en el teatro de Viena | aec

El teatro es “el santuario” que ayudará a la humanidad a reponer su fuerza espiritual e impedirá que caiga en “el abismo”, rezaba ayer el manifiesto con el que se conmemoró su Día Mundial, en el que sus profesionales reivindicaron su papel “único” en una conmemoración con todas las salas cerradas por el coronavirus.

Los directores Andrés Lima y Helena Pimenta; el director de escena Paco Azorín; el actor José Sacristán; el director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco; la directora general del Inaem, Amaya de Miguel, el director del Festival de Almagro, Ignacio García, y la directora general de la productora Stage, Yolanda Pérez Abejón, explican cómo se enfrentan a tan “rara y dramática” celebración.

A José Sacristán “celebrar el Día Mundial del Teatro sin teatro” le resulta “particularmente doloroso” y tras apuntar que esto es “solo un entreacto”, anima a todos a “crear un mundo más justo y menos necio” para cuando se vuelva a levantar el telón y recuerda al público lo que dijo Fernando Fernán Gómez sobre “el maná de los cómicos”: “no vivimos más que del dinero que os sobra”.

“Este 27 de marzo de 2020 no es uno más en el calendario; será aquel en el que todos nuestros escenarios permanecieron a oscuras” y en el que actores y técnicos no pudieron hacer su trabajo “y el público tuvo que permanecer en sus casas, recalcó la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y Musicales (Inaem), Amaya de Miguel.

A pesar de la inquietud y “cierto desasosiego” que produce la situación, De Miguel admite que lograr que todo “vuelva a la normalidad no va a ser tarea fácil” y que para ello se precisa de todos “mucha solidaridad y entrega” con el objetivo principal de proteger el empleo.

El hombre necesita “reponer su fuerza espiritual” y el teatro es “un santuario” en el que luchar “contra la apatía, el letargo el pesimismo y el desprecio por el planeta en el que vivimos”, asegura el autor del Manifiesto del Día Mundial del Teatro, el dramaturgo, director y periodista paquistaní Shahid Mahmood Nadee.

“El teatro un papel noble, debe dinamizar y hacer avanzar a la humanidad”, añade.

Comentarios