jueves 09.07.2020

Oleada de robos por el método bumping

Oleada de robos por el método bumping
Oleada de robos por el método bumping

Los expertos en la cerrajería vuelven a alertar a los ciudadanos de este país de la necesidad de preparar sus casas contra los asaltantes. El método bumping sigue siendo el más utilizado y, por tanto, es urgente sustituir todas las cerraduras que no estén preparadas para evitar ser forzadas con este sistema

Los cerrajeros son los máximos expertos en la seguridad del hogar y manejan información de primera mano, junto con la policía, sobre cuáles son las técnicas que más utilizan los asaltantes de viviendas. No en vano, son los primeros en acudir a solventar el problema cuando una puerta ha sido forzada, ya sea para reparar el daño o para realizar las sustituciones precisas.

En España, la mayoría de los atracos se producen por el conocido como método bumping. Esta información nos ha llegado de la mano de Mon Clau, empresa de cerrajeros barcelona especializada en la seguridad del hogar.

¿Qué es el método bumping?

El bumping es el sistema más popular utilizado para forzar las cerraduras y entrar en las viviendas de los últimos años. Es efectivo y sencillo y ha sido responsable de las oleadas de robos de la pasada década. Los cerrajeros advierten de la necesidad de instalar en los hogares cerraduras de seguridad con sistema antibumping para evitar este tipo de asaltos a las viviendas. Pero ¿en qué consiste este método?

El bumping permite la apertura de una puerta sin la llave y sin forzar la cerradura, por lo que apenas dejará señales visibles de la fechoría. Utiliza una llave manipulada que se introduce en el cilindro y, tras ser golpeada, hace saltar los pistones. Las principales ventajas que presentan esta técnica para los ladrones es que se hace en apenas medio minuto y, además, no deja rastro.

Hacerse con una llave que realice un bumping hoy día es bastante fácil, solo con una rápida búsqueda en internet se pueden localizar vídeos explicativos para aprender cómo utilizarla. No es de extrañar, por tanto, que se haya convertido en el método más utilizado para los robos por su simplicidad y accesibilidad.

El origen de la técnica es totalmente lícito, pues era el sistema que utilizaban los cerrajeros para abrir las viviendas de los propietarios de forma totalmente legal, cuando estos se lo pedían, bien por un olvido de llaves en el interior, pérdida o cualquier otro motivo.

Necesidad de instalar una cerradura antibumping

Los ciudadanos deben actuar ante estas circunstancias y proceder a la inmediata instalación en las puertas de acceso a sus hogares de las cerraduras de seguridad con método antibumping. La mayoría de las viviendas están desprotegidas frente a esta técnica tan frecuente por contar con cerraduras que se han quedado totalmente obsoletas y que son incapaces de procurar a sus propietarios la protección que necesitan.

En Cerrajeros Mon Clau son especialistas en la implementación de las medidas de seguridad y ofrecen el mejor asesoramiento para que sus clientes puedan descansar tranquilos o salir unos días de vacaciones, minimizando las probabilidades de que su vivienda sea la elegida para el próximo atraco. Entre las medidas de seguridad más destacables, en este sentido, se encuentra la instalación de una cerradura de seguridad y una puerta acorazada.

Las aseguradoras se niegan a pagar

No solo el panorama es lo bastante desolador cuando, al llegar a casa, se descubre que la vivienda ha sido asaltada, sino que muchas víctimas se encuentran con la negativa de las aseguradoras a hacerse cargo de los desperfectos y las pertenencias robadas al no existir evidencias físicas de que se ha entrado en la propiedad por la fuerza.

Por eso, el primer consejo que ofrecen los expertos cerrajeros Mon Clau es la instalación de una puerta acorazada con cilindro antibumping garantizado por un fabricante de calidad.

Otros consejos para evitar los asaltos a las viviendas

El perfil del asaltante de viviendas ha cambiado en los últimos años. Debido a la crisis económica, los robos han aumentado y los atracadores no guardan esa imagen que se tenía de malhechores desesperados.

Hoy día, el atracador puede ser un padre de familia que lleva años sin empleo y necesita alimentar a sus hijos. En este sentido, no busca un gran motín, sino una presa fácil, y elegirá la casa que sea más fácil de asaltar. Estas son las viviendas deshabitadas por periodos vacacionales o salidas de fin de semana y que no tengan instaladas las medidas de seguridad apropiadas, es decir, aquellas a las que se puede entrar rápidamente utilizando el mencionado sistema bumping.

Por eso, además de cambiar las cerraduras de las viviendas, otros consejos están relacionados con aparentar que la casa siempre está habitada cuando salimos unos días fuera. Para conseguirlo, se puede recurrir a algún vecino o familiar para que nos vacíe el buzón y nos riegue las plantas y utilizar dispositivos en los enchufes para que alguna luz, la radio o la televisión se encienda algunas horas al día.

Por supuesto, no se debe publicar en ninguna red social que se sale de vacaciones ni publicar fotos estando en la playa, la montaña… Estas pistas son claras señales para los atracadores de que la vivienda está vacía y es, temporalmente, una presa fácil.

Comentarios