viernes 7/8/20

La ley de la eutanasia del Gobierno llega al Congreso con los apoyos necesarios para ser aprobada

El Partido Popular y Vox votarán en contra de la propuesta socialista que despenalizará esta práctica

Un momento de la concentración convocada por la asociación “Derecho a Morir Dignamente” | KIKO HUESCA (EFE)
Un momento de la concentración convocada por la asociación “Derecho a Morir Dignamente” | KIKO HUESCA (EFE)

El PSOE confía en que contará con los apoyos “de sobra” en el Pleno del Congreso para empezar a tramitar su proposición de ley sobre la eutanasia que persigue no solo despenalizar esta práctica, sino también reconocerla como un nuevo derecho individual.

Así lo trasladó la exministra de Sanidad María Luisa Carcedo, que como diputada del grupo parlamentario socialista será la encargada de subir a la tribuna de la Cámara Baja a defender esta norma, a la que tanto Unidas Podemos como Ciudadanos, entre otros, ya avanzaron que van a apoyar, al contrario que el PP.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, afirmó ayer que los “matices” con el PSOE en torno a la ley “están resueltos” y que la gente “no toleraría” que esas diferencias retrasaran su aprobación.

“Esta ley saldrá sí o sí porque esto se tiene que convertir en una realidad ya”, señaló Iglesias en una entrevista en La Sexta en la que incidió en que “es una vergüenza” que 22 años después de la muerte de Ramón Sampedro las personas no puedan “terminar con dignidad” en los momentos difíciles de su vida.

La exministra de Sanidad recordó que el PNV, entre otros grupos, ya apoyó también la iniciativa en las dos legislaturas anteriores (en 2018 y 2019) cuya tramitación parlamentaria no tuvo desarrollo por los adelantos electorales.

Apoyo de Ciudadanos

Ciudadanos, por boca de su portavoz parlamentario adjunto, Edmundo Bal, aseguró que su grupo dará un sí a la toma en consideración de la proposición de ley porque hay un “gran consenso social” para regular esta práctica y es “complementaria” a su propuesta de muerte digna que registró en la Cámara baja.

El PP, en 2018, y Vox después en el debate de 2019, fueron los únicos que se mostraron contrarios a regular la eutanasia en España.

Carcedo explicó que la ley pretende evitar que las personas que sufren una enfermedad muy grave, sin curación y un sufrimiento insoportables no tengan reconocida la integridad física o moral garantizada en la Constitución.

La proposición del partido socialista consta de cinco capítulos -más dos disposiciones adicionales, una transitoria, otra derogatoria y cuatro finales- en los que establece los requisitos que tienen que cumplir los solicitantes de una eutanasia, el procedimiento a seguir para la realización de la prestación y las garantías para la misma.

El texto concreta que podrán solicitar la prestación de ayuda para morir: “Toda persona mayor de edad y en plena capacidad de obrar informada y que se encuentre en los supuestos de enfermedad grave e incurable o de enfermedad grave, crónica e invalidante causantes de un sufrimiento físico o psíquico intolerables”.

Destaca que “se garantiza dicha prestación sin perjuicio de la posibilidad de objeción de conciencia del personal sanitario”.

Los obispos, por su parte, no creen que exista una demanda social a favor de la regulación de la eutanasia y han reclamado, por contra, una ley de cuidados paliativos.

En el pasado mes de diciembre, la Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo público un documento en el que explicaban que tanto la eutanasia, que aquí se plantea, como el suicidio asistido son objeto de “campañas propagandísticas”.l

Comentarios