• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Belén López deja fluir su parte de cantante en “Desconcierto”

La actriz Belén López estrena el próximo día 25 su primer proyecto discográfico, “Desconcierto”, un trabajo en el que ha dejado aflorar a la cantante que lleva dentro porque ya no le dejaba vivir tranquila.

Belén López deja fluir su parte de cantante en “Desconcierto”

La actriz Belén López estrena el próximo día 25 su primer proyecto discográfico, “Desconcierto”, un trabajo en el que ha dejado aflorar a la cantante que lleva dentro porque ya no le dejaba vivir tranquila.
“Si se hubiera callado la voz que gritaba dentro de mí, hubiera seguido tranquila, trabajando como actriz, pero no me dejaba, me daba patadas en el estómago y no dormía tranquila, lo tenía que sacar adelante”, se sincera la sevillana (1970) en una entrevista con Efe.
Impulsiva y apasionada, esta intérprete que estuvo nominada al Goya por su trabajo en “15 años y un día” (2013), de Gracia Querejeta, asegura que llevaba tiempo intentando mostrar esta faceta suya no tan desconocida; de hecho, el gran público ya la oyó cantar en la miniserie “Hoy quiero confesar” (2011), poniéndole voz nada menos que a Isabel Pantoja.
“Digo que llevo diez años, pero es mucho más”, afirma López; de hecho, cuenta que existe una maqueta grabada hace más tiempo en Córdoba. Pero, convencida de que “todo llega cuando tiene que llegar”, cree que el momento era ahora, cuando le han pasado “todas las cosas que te enseñan a torear a la vida”.

Antes que disco, “Desconcierto” fue una idea teatral que Belén López sacó adelante en el teatro Pavón Kamikaze, con la dirección de Miguel del Arco y la producción de Antonio “Añil” Fernández, su actual pareja.


La obra, una zambullida en el interior de la actriz sin más ayuda que una guitarra y su voz, desgrana un repertorio de canciones originales, creadas por ella, que cuentan las cosas que le interesan o le conmueven y hablan de “la culpa, la responsabilidad, el bien y el mal, el tomar conciencia, la supervivencia, o el egoísmo”, explica.

“El egoísmo tiene muy mala prensa -dice sonriendo-, pero soy de la opinión de que el caballo tiene que ir delante para tirar del carro”.
En ese sentido, explica que el mensaje de la canción “Mío, mío”, que interpreta a dúo con Rosario Flores, es: “Estando yo fuerte, ya verás qué bien que voy a querer a todo el mundo”. Y “Vuela”, que canta con la actriz Inma Cuesta, “una oda a la confianza, porque, si tu confías en la vida, la vida te lo devuelve con creces”.

Porque otro de los puntos fuertes de su disco es que lo ha grabado con un puñado de amigos “ilustres”: Rosario, Vicente Amigo, Inma Cuesta, Jorge Pardo, Antonio Carmona o Cristina Manjón (de Fuel Fandango), el cantaor Lino Cortés y el violinista afincado en Sevilla Michael Thomas. “Soy una persona con suerte -considera-, la vida me ha rodeado de gente a la que he admirado desde siempre”.
La mezcla, dice, le complica definir su “estilo”, un poco “funky, pop, estándar jazz por bulerías, flamenco fusión y hasta el mal llamado flamenquito, si le quitamos el tinte peyorativo”.

En ese punto aclara que “Desconcierto” no es un título que hable de nada negativo: “Es decir, que, cuando canto, lo que me desconcierta toma su concierto”, se ríe del juego de palabras.
“Son cosas que me han tocado mucho, que me han sacado de mí. Y, cuando las canto, vuelven a mi centro, se colocan y trato de hacer que esto suceda también en el que lo escuche y lo vea”.
La actriz acaba de participar en la III Semana del cine español en Puerto Rico, donde es una estrella después del éxito de la serie “Mar de plástico”.

Sigue pendiente de “Areta, investigación”, la nueva película de José Luis Garci, precuela de “El crack”, con quien ya trabajó en “Holmes & Watson. Madrid Days” (2012), aún en proceso de rodaje y pronto, ha desvelado, trabajará con Chiqui Carabante, aunque, de momento, tiene sus energías en la próxima gira del espectáculo.