miércoles 26.02.2020

Salvini confía en que la justicia no lo condenará por negar el desembarco de migrantes en Italia

El líder de la ultraderecha defiende su política de puertos cerrados y dice que cumplió con su deber
El líder de la Liga, Matteo Salvini, en un acto con la militancia en Turín | Alessandro Di Marco (efE)
El líder de la Liga, Matteo Salvini, en un acto con la militancia en Turín | Alessandro Di Marco (efE)

El exministro de Interior italiano y líder de la Liga, Matteo Salvini, explicó que se encuentra tranquilo y que cree que no será condenado por haber impedido durante días el desembarco de migrantes a bordo de un barco militar italiano.

“Cumplí con mi deber, sin ningún tipo de temor. La defensa de la patria es un deber ciudadano y más aun cuando eres ministro”, dijo ayer Salvini, que se presentó ante la prensa internacional un día después de que el Senado aprobase levantar su inmunidad para permitir la posible apertura de un juicio contra él por abuso de poder y secuestro de personas.

El caso se remonta a julio pasado, cuando Salvini prohibió el desembarco de 131 migrantes que se encontraban a bordo de un barco de la Guardia Costera italiana durante cinco días, negándoles un puerto seguro para bajar a tierra.

El ahora senador explicó que seguirá “cuidadosamente lo que sucederá, sin ningún temor o preocupación” y que no cree que finalmente sea condenado y agregó que en “el artículo 52 de la Constitución se establece que la defensa de la patria es un deber para todos los ciudadanos”.

También precisó que aún no se encuentra bajo proceso porque ahora el sumario de la investigación tendrá que llegar a un Tribunal ordinario que decidirá si abrir un juicio por este caso.

Prevé nuevas eleciones

Salvini, que contestó durante más de una hora a las preguntas de los periodistas de la prensa internacional, también afirmó que cree que el Gobierno formado por el Movimiento 5 Estrellas y fuerzas progresistas no aguantará y habrá elecciones este año.

El número dos de la Liga que participó en la rueda de prensa, Giancarlo Giorgetti, apuntó que “sólo es cuestión de tiempo, pero que tarde o temprano, Salvini volverá a gobernar” y recalcó que “las encuestas siguen diciendo que la Liga tiene el 30%” de los apoyos.

El líder de la formación ultraderechista defendió de nuevo el bloqueo impuesto sobre los barcos de las ONG y, ante “una cobertura mediática que no siempre es benévola”, cree que la formación ultraderechista regresará al Gobierno de Italia.

Salvini abogó por la política de puertos cerrados que aplicó durante su etapa en el Gobierno, y criticó que en los seis meses que lleva el nuevo ejecutivo formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) -su antiguo socio antes de que decidieran romper la colación- el Partido Democrático (PD) y otras formaciones de izquierdas se han triplicado los desembarcos de migrantes.

Salvini expuso que su partido está trabajando con esfuerzo de cara a todas las elecciones regionales que están convocadas para esta primavera y no hizo ninguna autocrítica sobre los recientes comicios en Emilia-Romaña.

“Era una partida difícil, la izquierda lleva 70 años gobernando allí”, subrayó el líder de la Liga, que justificó algunas acciones polémicas de su campaña electoral allí como cuando acudió a un barrio popular de Bolonia rodeado de cámaras y llamó al timbre de un ciudadano tunecino acusándole de ser un traficante de drogas.

“En Italia, la lucha contra la droga es una emergencia nacional de la que se habla poco. Estoy muy preocupado y los traficantes llegan a vender monodosis de cocaína en las puertas de los colegios a solo 5 euros”, justificó el político de la Liga. l

Comentarios