lunes 22.07.2019

Guaidó recibe una escasa respuesta a su llamada para acudir a los cuarteles

Apenas un centenar de personas salen a pedir a los militares que se levanten contra el Gobierno de Venezuela

Una manifestante acude a un cuartel para entregar un documento a las fuerzas armadas, en Caracas | Rayner Peña (efe)
Una manifestante acude a un cuartel para entregar un documento a las fuerzas armadas, en Caracas | Rayner Peña (efe)

Apenas un centenar de personas se reunieron ayer en Caracas y acudieron a los cuarteles a pedir a los militares que se levanten contra el Gobierno de Nicolás Maduro, tal y como había pedido el viernes el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino. 

El grupo más numeroso se dirigió hacia el control militar de la residencia presidencial La Casona, que hace años no ocupa ningún mandatario, donde fueron frenados por un grupo de policías que cortaban el paso equipados con equipos antidisturbios.

Allí, los manifestantes, la mayoría de ellos de avanzada edad, intentaron dialogar y entregar el documento de la Ley de Amnistía aprobada por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, que les garantiza el perdón jurídico si se rebelan contra Maduro.

“He venido porque hay que luchar por la libertad. En este país, cada día vamos de mal en peor, no tenemos comida, no tenemos medicinas, no tenemos ningún beneficio de lo que el gobierno está llamado a hacer”, comentó Martín Mora, una de las personas que acudieron hasta el lugar.

Tras una breve espera, se unieron al grupo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), también con equipos antidisturbios y algunos con máscaras de gas.

El comandante del grupo de la GNB recibió el documento y posteriormente lo quemó mientras afirmaba que no iban a traicionar su deber. Decepcionó así a los opositores como Mora, que espera que “los militares sean conscientes y que le hagan caso al pueblo”. “El pueblo está pidiendo auxilio porque ya no aguantamos más esta situación”, subrayó antes de mostrarse decepcionado por la respuesta militar y afirmar que esperaba más de ellos desde que el pasado martes Guaidó lideró un fallido levantamiento militar.

Frente a la Comandancia de la Armada en el centro de Caracas, la llamada de Guaidó tuvo todavía menor respuesta, y un portavoz leyó el documento por un megáfono más allá del cordón policial.
Allí se encontraba Rogelio Díaz, concejal de Caracas, dirigente nacional del partido Comité de Organización Política Electoral Independiente. Díaz explicó que la expectativa era reclamar a los militares “que se pongan del lado del pueblo”. 

“Lo que estamos pidiéndole es que garanticen el respeto a la Constitución, que entiendan que hoy hay más de un 80 o 90 por ciento del pueblo de Venezuela pidiendo un cambio. Un cambio democrático, un cambio para no ser un país donde se mueren los niños por falta de medicinas o de comida”, sostuvo.

Por otro lado, cuatro militares, uno de ellos un general, y dos funcionarios policiales fueron asesinados en una emboscada en el estado de Aragua, en el centro-norte de Venezuela.
Al cierre de esta edición desconocían los nombres de las víctimas y las causas del ataque, que ocurrió en una zona boscosa de la carretera que une las localidades de Magdaleno y Palo Negro, donde la Fuerza Armada venezolana gestiona una unidad agrícola.

Comentarios