• Martes, 23 de Octubre de 2018

El PPdeG y el PSdeG se alían en sus demandas al Ejecutivo y en el autogobierno

El cambio de color político en el Gobierno del Estado y las grandes diferencias entre socialistas y populares en ese contexto pasaron por encima del Debate sobre el Estado de la Autonomía.

El PPdeG y el PSdeG se alían en sus demandas al Ejecutivo y en el autogobierno
Rueda y Feijóo charlan durante la jornada de votación | lavandeira jr. (efe)
Rueda y Feijóo charlan durante la jornada de votación | lavandeira jr. (efe)

El cambio de color político en el Gobierno del Estado y las grandes diferencias entre socialistas y populares en ese contexto pasaron por encima del Debate sobre el Estado de la Autonomía. En el día en que se conocía un acuerdo del PSOE y Unidos Podemos para los presupuestos generales en Madrid, en Galicia los populares lograban que el PSdeG le apoye en casi el 42% de sus propuestas.
Con la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno central, el debate en el Congreso sobre la titularidad de la AP-9 quedó desbloqueado, pero frente a la primera posición unánime que incluía la posibilidad de rescatar la autopista para la administración pública, socialistas y populares se quedan ahora en únicamente reclamar el traspaso para la comunidad.
También se han aliado al ratificar los plazos del AVE. Es decir, el último dado por el Gobierno de Mariano Rajoy (en 2019 en pruebas) y refrendado, después, por el propio Sánchez y el ministro Ábalos. En Marea votó en contra, mientras que el BNG se abstuvo.
Al margen de las reclamaciones al Gobierno central, el PPdeG y PSdeG escenificaron su visión conjunta del modelo de Estado con un consenso explícito sobre el autogobierno y la fórmula territorial actual, frente al debate de la recentralización que el propio líder de los populares nacionales, Pablo Casado, planteó en materia educativa, eso sí, para las comunidades “no leales”. Este matiz fue incorporado a la iniciativa de defensa de autogobierno que propuso el PSdeG y que finalmente salió refrendado con los votos de los populares.
“El Parlamento reafirma su defensa del modelo de estado social, democrático y de derecho reconocido por la Constitución española de 1978, así como del modelo territorial descentralizado desarrollado a través de ella”, recoge parte de uno de los textos aprobados conjuntamente por PPdeG y PSdeG, que concluye con una petición a la Xunta: “Que se dirija al Senado para la “reactivación de los trabajos de la ponencia para abordar su reforma”.
El propio Feijóo durante su discurso inicial del debate de política general confesó que desearía que se reactivasen estos trabajos al considerar que la reforma de la Cámara alta tendría que ser un “asunto prioritario” en una eventual modificación de la Constitución. Con todo, el presidente admitió las dificultades de emprender este proceso dada la situación de Cataluña.

Afinidad
La mayor afinidad entre socialistas y populares se hace evidente si, al margen de estos acuerdos, se analiza el detalle de las propuestas que el PP sometió a votación sin cambios. Y es que el PSdeG votó a favor de quince, lo que supone que prestó su respaldo casi al 42% de las iniciativas presentadas por los populares sin modificación alguna en su texto.
Entre ellas, los socialistas se suman a una de las propuestas en la que más incidió Feijóo en su discurso: el impulso de la preparación del Xacobeo 2021. Siguiendo la línea de acuerdo iniciado entre ambas fuerzas en la comisión de política forestal, el PSdeG también respaldó la propuesta para seguir las recomendaciones del dictamen del órgano. El PPdeG devuelve el guante apoyando la iniciativa de los socialistas en materia de lucha contra incendios. De hecho, fue la única resolución del PSdeG que recibió el visto bueno tal cual se presentó.
Pero más allá de las alianzas para sacar propuestas adelante, populares y socialistas también coincidieron al decir “no” a un total de ocho propuestas impulsadas por En Marea y BNG, incidiendo en su visión compartida de cuestiones de calado estatal y territorial. Por ejemplo, ambos rechazaron la iniciativa de En Marea en la que defendía la necesidad de promover mecanismos que permitan el libre ejercicio del derecho a decidir de los pueblos.
Otras rechazadas al tiempo por populares y socialistas son propuestas del BNG como la que reivindicaba el derecho a autodeterminación del pueblo gallego; o la que pretendía que el Parlamento denunciase la existencia “de un estado de excepción democrático que se sustancia en la inviolabilidad” de la figura del rey reclamando “que se investigue el origen del patrimonio de la Casa Real y las denuncias formuladas sobre actuaciones ilícitas del rey emérito”.
El PSdeG y el PPdeG también coinciden en rechazar el modelo del BNG sobre un sistema de financiación “justo” para Galicia –los nacionalistas reclaman un concierto económico– y su propuesta de agenda gallega ante el Gobierno central (En Marea, en estos dos casos, optó por la abstención). l