lunes 16.09.2019

Montesinos afirma que el PPdeG ya funciona en Galicia bajo las premisas de “España Suma”

“La inmensa mayoría del centro derecha elige, y elige muy bien, al presidente Feijóo”, asegura el vicesecretario
Montesinos, en el centro, prueba tarta de Santiago junto a Miguel Tellado y Diego Calvo | óscar corral (efe)
Montesinos, en el centro, prueba tarta de Santiago junto a Miguel Tellado y Diego Calvo | óscar corral (efe)

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, consideró ayer que el Partido Popular gallego no necesita concurrir a futuros procesos electorales en coalición con otras formaciones de centro derecha bajo la marca “España Suma” –propuesta por el partido como coalición de las fuerzas del centro y la derecha–, ya que, según afirmó, esta división del partido ya es capaz por sí misma de aglutinar los votos de todo este espectro político.

En su visita a Galicia ayer por la mañana, Montesinos indicó que la propuesta de “España Suma” abre “las puertas en aquellos territorios, en aquellas comunidades donde sea necesario, a dialogar, a negociar o a acordar con las formaciones constitucionalistas”, pero en el caso de Galicia no es preciso porque el PPdeG “ya es Galicia Suma” por sí mismo. “Lo es porque hoy, aquí en Galicia, la inmensa mayoría del centro derecha elige, y elige muy bien, al presidente Feijóo”, añadió el vicesecretario de Comunicación popular.

El dirigente del PP resolvió de este modo la polémica surgida en las últimas semanas a raíz del rechazo inicial, expresado públicamente, de varios representantes del partido en Galicia a compartir marca electoral con Ciudadanos y con Vox.

Es por ello que Montesinos, a pesar de dar por hecho que el PPdeG ya opera como una suerte de “Galicia Suma”, confirmó también que, de presentarse a unas elecciones próximamente, “las siglas serían las del Partido Popular de Galicia” y no las de ninguna coalición de formaciones.

Objetivos
El objetivo de todos estos acuerdos, subrayó el responsable popular de Comunicación, es conseguir que el modelo “sinónimo de bajada de impuestos y también de diálogo y negociación” de autonomías como Madrid, Andalucía o Galicia sea “exportable a aquellas instituciones donde hoy gobierna la izquierda” y que se rigen por “el bloqueo político” y las “subidas de impuestos”.

En su intervención ante los medios, Montesinos defendió que la sintonía entre el PP estatal y el gallego “es total” y aseguró que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, es un “referente” para todo el partido, que marca la línea que quieren “llevar y extrapolar al Palacio de la Moncloa cuando Pablo Casado sea presidente del Gobierno”.

El portavoz popular elogió también el “modelo económico” gallego y la lucha contra “la despoblación” y a favor del Estado de las autonomías que encabeza el propio Feijóo al frente de la Administración gallega.

Además, hizo suya la reclamación de Galicia y del resto de comunidades autónomas con entregas a cuenta pendientes para que “el Gobierno se ponga trabajar” y les dé “el dinero que se merecen, el dinero que es suyo, para seguir pagando los servicios sociales”.

Financiación
En el caso gallego, la Xunta cifra esta cantidad en aproximadamente 700 millones de euros, una deuda que, para Montesinos, “no es de rigor”, sino un “intolerable” método de chantaje y amenaza del Estado a las autonomías que “va a revertir en el día a día de los ciudadanos” si no es encuentra “una solución ya”.

Este asunto también fue tratado por el secretario xeral de los populares gallegos, Miguel Tellado, que junto a otros cargos destacados del partido en Galicia, como el líder en la provincia de A Coruña, Diego Calvo, acompañaron a Pablo Montesinos en su paseo por las calles de Santiago de Compostela.

En declaraciones a los medios, Tellado pidió al Gobierno central que “abandone las excusas para no abonar las entregas pendientes” e incidió en que “no es verdad que no sea posible hacerlo porque no hay presupuestos generales del Estado en vigor”.

Del mismo modo, Tellado aseguró que se reservan “cualquier tipo de acción contra el Gobierno de España si no depone su actitud” e insiste en retener “de forma irresponsable y de forma injustificada” ese dinero “que Galicia necesita, que Galicia merece y que a Galicia le corresponde”.

Comentarios