Lunes 18.02.2019

El maquinista del Alvia afirma que se siente “responsable” del accidente pero no “culpable”

Francisco José Garzón asegura que si tiene que pagar, pagará y se muestra dispuesto a ingresar en prisión.

 

Francisco José Garzón, el maquinista del tren Alvia accidentado en Angrois en 2013 que dejó ochenta muertos, aseguró ayer que se siente “responsable” por el siniestro “pero no culpable”. “Si tengo que pagar, yo pago, pero que pague más gente”, añadió.


En la primera entrevista concedida a los medios de comunicación seis años después de la tragedia, Garzón reconoció en La Sexta su parte de culpa, pero sostuvo que “antes de fallar” él “fallaron otros”.

En este sentido, Garzón se refirió a Adif y, en parte, a Renfe. Con todo asumió que como conductor él era el “último eslabón” de la cadena. “No puedo fallar, pero soy humano. En todo momento lo primero que pensé fue proteger el tren. En el momento en que voy en tren esos son mis pasajeros, tengo que cuidarlos”, explicó.

El maquinista de Angrois pidió perdón a las familias de las 80 víctimas y los 144 heridos y aseguró que “si hay que entrar” a prisión “se entra”. “No me cansaré de pedir perdón. Perdón, perdón, perdón. Pero yo tengo la conciencia muy tranquila”, dijo entre lágrimas.

Por la puerta principal
En su intervención en ‘Liarla Pardo’, Garzón denunció la poca “sensibilidad” que se tuvo con él, cuando tenía “un neumotórax y las costillas rotas”. “Había un interés en que yo saliera por la puerta principal con todos los medios”, añadió.


El 3 de diciembre, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, Andrés Lago, dio por finalizada la investigación por el accidente del Alvia manteniendo como únicos imputados al maquinista y al director de Seguridad en la Circulación de Adif cuando entró en funcionamiento la línea, Andrés Cortabitarte.


En el auto, Lago Louro imputó al maquinista y al exdirector de Seguridad 80 delitos de homicidio y 144 de lesiones por imprudencia profesional grave, y acordó la continuación de las diligencias previas por los trámites de procedimiento abreviado.

Por su parte, la comisión de investigación del accidente encara su recta final en este nuevo periodo de sesiones, que comienza con una intensa jornada este lunes con cinco comparecencias previstas, entre ellas la del exministro de Justicia Rafael Catalá y el expresidente de Renfe Julio Gómez-Pomar.
Aunque hay precedentes de un volumen tan abultado de intervenciones, no es lo habitual y menos en una comisión de investigación que funciona con pregunta y respuesta y que se detiene algo más de dos horas por compareciente.

Para la plataforma de víctimas del siniestro, esta configuración responde a una “clara estrategia” para que las intervenciones de Catalá y Gómez-Pomar, así como las del resto de comparecientes, “no tengan repercusión”, según censuró su portavoz, Jesús Domínguez.

Comentarios